Eterna picaresca

Cualquier excusa es buena para arañar minutos a las largas -y para muchos aburridas- jornadas laborales: cafés de media hora, cigarrillos de quince minutos. Y por supuesto, la pillería a la hora de fichar; Esta semana ficha tú por mi, que la semana que viene te devuelvo el favor; Me han enseñado un truco para burlar los sistemas de fichado, a ver si luego te lo cuento

Parece que conversaciones de este tipo son de lo más frecuentes en las compañías españolas. Pero, desde un punto de vista psicológico, parece que la mera obligación de fichar ya implica una desconfianza hacia el empleado, un tratamiento infantil del personal. ¿No estamos en la era digital, en la época de la flexibilidad laboral y la responsabilidad corporativo de todos los que forman la empresa? Pues eso. Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios