BAQUIA

ETRE: de nuevo Alex Vieux

Este año no hemos podido asistir a la European Technology Roundtable Exhibition, que tuvo lugar en Berlin los días 15 al 18 de octubre pasados. Y el algo que se echa de menos. ETRE es un invento-evento, ya costumbre en las empresas de tecnología, en los que el gran maestro de ceremonias, Alex Vieux, consigue que casi mil personas, entre ellos la mitad CEOs y presidentes de las mayores empresas del mundo del sector, se mezclen en un abigarrado conjunto de nacionalidades, tamaños de compañía y mercados, para debatir sobre aquello que el propio Alex haya estimado conveniene como elemento de discusión de la conferencia.

Increíblemente, este año ha vuelto a llevar al propio Bill Gates. Es la séptima vez que el dueño de Microsoft pisa el estrado junto a Alex para contestarle a sus, casi siempre impertinentes, preguntas. ¿Qué tiene Alex para conseguir dirigir cualquier pregunta a gente de esta estatura, y que ademásvuelvan año tras año? La clave está en una combinación de charme de su Francia natal, con el go get it del más puro Silicon Valley. Aunque es cierto que este año, Bill Gates ha participado en el cóctel de bienvenida e intercambiado saludos con los asistentes, pero no se ha prestado de nuevo al duelo dialéctico con Alex. Nadie derrota en este tipo de duelos a Alex. Ni siquiera Bill Gates.

En a lista de ponentes se encontraban algunos de los incondicionales de Alex, como Eric Benhamou, CEO de 3Com y Palm, o el propio Ben Verwaayen, CEO de British Telecom, a quien ya vimos en la edición pasada.

ETRE se inició en la época de la informática client-server, convirtiéndose en uno de los grandes encuentros de las mejores épocas de los PCs, para evolucionar con el tiempo y convertirse en la referencia de las startups de Internet. De hecho, Alex es el inventor de las presentaciones Meet the Money, en las que un candidato, generalmente el CEO de una startup, dispone de 3 minutos para convencer, en ese reducido lapso, a una mesa de inversores de que su proyecto merece la pena. Muchos lo han conseguido y Alex ha ido haciendo adeptos en todo el mundo.

La visitas a ETRE no es barata. Este año, más de 800 personas -o tal vez sería más exacto decir sus empresas-, han pagado 4.700 dólares para poder disfrutar del evento, intercambiar tarjetas y escuchar lo que les cuentan grandes directivos de empresas y CEOs de start-ups en las que Alex ha creído ver un gran potencial.

La representación española es siempre muy baja. Incluso el año pasado, cuando el evento se celebró en Sevilla, los españoles podíamos contarnos con los dedos de una mano. La mayoría de los asistentes son de procedencia anglosajona (ingleses y estadounidenses) aunque últimamente han cobrado gran presencia los coreana.

Apúntense al siguiente. ¡Ah! Se asiste sólo por invitación, claro…

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios