BAQUIA

Europa, dispuesta a endurecer las leyes de copyright

Una vez más, en la cocina de Europa, el Parlamento Europeo, se cuecen leyes de gran sensibilidad sin la debida transparencia y participación pública. A la chita callando, el parlamento está a punto de aprobar la nueva directiva que habrá de actualizar las leyes de la propiedad intelectual en el seno de la Unión. Para que ello suceda, la comisión encargada de su elaboración deberá resolver los problemas derivados de las sucesivas enmiendas presentadas. Sin embargo, se espera que se alcance un acuerdo político antes del martes, día en el que se someterá a aprobación de un texto definitivo, que luego deberá ser refrendado por la mayoría del Parlamento.

Por supuesto, las enmiendas no provienen de grupos sociales y organizaciones no gubernamentales, sino de las principales industrias de entretenimiento, entre ellas la musical, que considera que el texto no es lo suficientemente claro como para prohibir \”engendros\” como Napster. Lo que está en el punto de mira de las discográficas es el derecho a la copia para uso privado. Esto, que en el caso de las antiguas cintas de casete no revestía demasiada importancia, en el entorno digital, donde no se produce deterioro del producto, se vuelve capital. Y lo que Federación Internacional de la Industria Fonográfica quiere es la cuadratura del círculo o el secreto de la alquimia: permitir las descargas para uso privado pero no los envíos de ficheros a un gran número de personas.

Una vez aprobada la directiva, quedaría ratificado por la Unión Europea el tratado de la propiedad intelectual elaborado por la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) en 1996. Para que eso suceda, primero habrá de aprobarla una mayoría de los 15 estados miembros. Es de esperar que antes de que se llegue a ese momento los ciudadanos y las organizaciones no gubernamentales puedan exponer sus puntos de vista. Y que no suceda como siempre, que el europeo tenga que enterarse por el periódico de lo que se cocina a sus espaldas.