BAQUIA

Europa propone cárcel para los ciberdelitos ‘graves’

De la \’Convención del Cibercrimen\’ del consejo de Europa, un tratado internacional adoptado por 43 naciones, ha nacido la directiva para la armonización de las normativas existentes sobre \’cibercrimen\’ que la Comisión Europea acaba de presentar, como ya anunció el comisario europeo de Comercio y Sociedad de la Información, Errki Liikanen. La propuesta de Decisión Marco pasará ahora a ser analizada por el Consejo de Ministros de la UE, y está previsto que entre en vigor en los países miembros el 31 de diciembre de 2003.

La Comisión trata de que los Quince tengan una base común para adoptar una única definición legal de los cibercrímenes y determinar las sanciones, habida cuenta del incremento de los ciberdelitos y los problemas legales que encuentran las autoridades para combatir crímenes que no conocen las fronteras físicas. Según la Comisión, las denuncias presentadas no son una medida real del problema: en 1999, en un solo país de la UE se registraron entre 30.000 y 40.000 ataques a sistemas informáticos, pero solo se presentaron 105 denuncias oficiales (1.844 sumando las presentadas en siete países de la UE). \”Buscamos eliminar vacíos y lagunas que puedan molestar la acción judicial contra esta amenaza cada vez más presente\”, dice el comisario de Justicia e Interior, Antonio Vitorino, que insiste en el \”carácter transnacional\” de la cibercriminalidad y en la necesidad de frenarlo \”desde la cooperación entre Estados de la UE y con países terceros\”.

Para acabar con los delitos informáticos, la UE propone a sus miembros establecer penas mínimas de cárcel, de entre uno y cuatro años, para casos graves. Además, la justicia podrá aplicar la \’orden europea de detención y entrega\’ —que acabará con los procesos de extradición para algunos delitos a partir de 2003— para ser más eficaz.

Para justificar la prisión para delitos que en principio no parecen tan lesivos para personas o empresas, se argumenta que los ataques informáticas no sólo pueden ocasionar graves pérdidas económicas, ya de por sí perseguibles con cierta dureza, sino que pueden conllevar daños físicos (manipulando, por ejemplo, las redes informáticas de un hospital o un aeropuerto) o poner en peligro la seguridad nacional.

Así, los \”casos serios\” (sin daños físicos o beneficios económicos) merecen medidas disuasorias efectivas (no menos de un año entre rejas), mientras que las circunstancias agravantes (el delito cometido dentro de una organización criminal, el que cause, directa o indirectamente, pérdidas económicas, daños físicos a personas o daños sustanciales a infraestructuras críticas de un país miembro y los delitos cometidos por reincidentes) deberán conducir a penas de no menos de cuatro años de cárcel.

Para el sabueso del software comercial, la Business Software Alliance (BSA), la proposición de la Comisión es aceptable, aunque considera los \’casos serios\’ es un término muy ambiguo. La Comisión define como \’graves\’ los casos de pirateo o hacking (\”acceso no autorizado a sistemas de información protegidos, con objeto de dañarlos u obtener beneficios\”) y los ataques a sistemas informáticos mediante el envío masivo de mensajes, órdenes (DoS) o virus; además, contempla la incitación, ayuda y complicidad en el delito, así como las tentativas de comisión. En cualquier caso, la calificación de \’grave\’, corresponde a las autoridades judiciales de los Estados miembros aplicando los parámetros nacionales.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios