BAQUIA

Europa quiere que los usuarios de móvil paguen lo mismo en su país y fuera

Es una cuestión recurrente, que ahora vuelve a estar de actualidad. La Comisión Europea prepara una propuesta normativa para forzar a los operadores de telefonía móvil a que apliquen las mismas tarifas a sus usuarios cuando viajen a otro estado de la UE que cuando están en su país de origen.

Asimismo, quiere que se elimine el sobrecoste que paga una persona por recibir una llamada a su teléfono móvil cuando está fuera de su país, explicó en rueda de prensa la comisaria europea de Sociedad de la Información, Vivane Reding.

Con estas medidas, el coste del uso del teléfono móvil en el extranjero se reduciría entre un 40 y un 60%. Las compañías telefónicas ingresan 10.000 millones de euros anuales en toda la UE por este servicio -conocido como roaming o itinerancia internacional-, cifra que supone entre el 6 y 7% de su volumen de negocio.

La comisaria resaltó que en las últimas décadas la UE ha progresado enormemente en el desarrollo de un mercado interno y que \”ha llegado el momento de que los beneficios de ese mercado interno sean también una realidad en el sector de las telecomunicaciones\”.

La idea de la comisaria es presentar la propuesta oficial de reglamento sobre los costes por el uso de los teléfonos móvil en el extranjero en junio, una vez finalice una segunda fase de consultas entre el 3 y el 28 de abril.

De esta forma y si, como confía, se logra un rápido apoyo del Parlamento Europeo y del Consejo de la UE, la nueva normativa podría entrar en vigor en verano de 2007.

En la propuesta se aplicará el principio de precio nacional, es decir, que el usuario pague en el extranjero las mismas tarifas por una llamada nacional o internacional que le cobran cuando está en su país de residencia.

Así, alguien que viaje al extranjero dentro de la UE pagaría siempre los precios que habitualmente abona en su país de residencia: pagaría la tarifa local si hace una llamada local, independientemente del lugar de la UE por dónde está viajando. Por otra parte, abonaría la tarifa normal internacional si llama a otros destinos de la UE cuando, por ejemplo, se comunica con su casa estando de vacaciones.

Para lograr esa reducción del precio, la Comisión abordará igualmente la cuestión de las tarifas al por mayor, con el objetivo de garantizar que los operadores no cobren a los de otros países cantidades muy por encima de los costes reales por el uso de sus redes.

Lo curioso es que la propuesta de los reguladores recibió el apoyo de 24 de los 25 organismos nacionales, con la excepción… ¿Saben de quién? De España.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios