BAQUIA

[email protected] subasta su esqueleto

Del cadáver de [email protected] todavía pueden extraerse piezas muy valiosas. Los directivos de la compañía acogida a la bancarrota hace ocho meses, son conscientes de que aún pueden sacar bastante dinero de los bienes que quedan desperdigados de la empresa. Hasta el momento, la jugada no les ha salido mal: han conseguido 60 millones de dólares. ¿Mucho dinero? En absoluto, sobre todo teniendo en cuenta que la empresa valía hace tan sólo tres años 28.000 millones de dólares.

La subasta pública, con la que espera embolsarse 1,2 millones de dólares, está programada para hoy miércoles en la sede de la compañía, sita en Redwood. Supondrá una de las últimas paletadas para dejar bien enterrado el cadáver de una compañía que simbolizó casi como ninguna otra el auge y caída de las puntocom.

Los artículos por los que podrán pujar los asistentes serán los menos valiosos de los que integraron los bienes de la compañía. Ordenadores, equipos de redes, sets de televisión, sillas de diseños futuristas y todos los artículos típicos de cualquier puntocom \’glamourosa\’ que se precie: futbolines, dos mesas de ping-pong y otras tantas de billar, así como un par de consolas Arcade. Y eso no es todo: en el catálogo también figura el coche oficial de la compañía, un BMW del año 1995. El sitio web subastó la semana pasada sus sitios web de acuerdo con el plan de liquidación concertado con un tribunal de San Francisco.

A pesar de que el dinero que se extraiga con la subasta paliará aunque sólo sea mínimamente la enorme deduda que tiene contraída la compañía, todavía quedan algunos flecos que deberán resolverse en breve y que podrán contribuir a reducirla aún más. Los inversores de [email protected] tienen previsto iniciar acciones legales contra los que fueron principales socios de cable de la compañía: el gigante AT&T, Comcast y Cox Communications. A su juicio, estas empresas dejaron morir a @Home sin ningún tipo de pudor, lo que les debería obligar a pagar por ello.

Según ha afirmado un grupo de 200 accionistas de [email protected], el dinero que pueden obtener en caso de que las denuncias acaben trasformándose en penas podría ascender a los nueve millones de dólares

Mientras algunos tratan de exprimir al máximo a la compañía fallecida, otros deben contentarse con visitar la ventanilla del paro. Tras su declaración de bancarrota, la firma estadounidense dejó en la calle a sus 3.000 trabajadores


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios