Facebook bloquea los enlaces P2P

Esta misma semana, el creador de la web, sir Tim Berners-Lee, publicó un escrito sobre los peligros de una web neutral, incluyendo redes sociales cerradas como Facebook, a las que describió como "jardines vallados", porque no comparten su información con el resto de la Red. Quizá el mejor ejemplo de esto sea el bloqueo que está manteniendo la empresa sobre los enlaces a archivos en redes de intercambio entre particulares, como The Pirate Bay.

El bloqueo es automático, y no distingue en función de las licencias. Es decir, que una película grabada en el cine se bloquea igual que un estudio científico con licencias Creative Commons o un libro de dominio público por la expiración de sus derechos de autor. Wired advirtió en un principio de que el nuevo sistema de mensajería de Facebook daba mensajes de error al intentar colgar estos enlaces, desterrados de muros públicos desde la primavera.

Comprobamos así que el bloqueo de enlaces a Lamebook, un recopilatorio de pifias y escenas cómicas similar al español Visto en Facebook, no era sólo una anécdota de batallas legales, sino un peligroso ejemplo. Se empieza con los rivales en los tribunales, se sigue con las redes de intercambio de archivos y sólo el futuro dirá en qué se termina. Sobre todo, porque no nos queda nada claro por qué han decidido tomar la bandera de los productores de contenido, sin distinguir entre licencias ni contenidos.

Quizá el caso más conocido en el que una empresa tecnológica controla el contenido al que pueden acceder los usuarios de su plataforma es el de Apple, que prohíbe el contenido subido de tono o satírico en su AppStore, ya sean el caricaturista ganador del último Pulitzer o una portada no tan explícita en una revista.

Pero el caso de Facebook es más preocupante, entre otras cosas porque Apple siempre ha sido así, y nadie puede hacerse el sorprendido. Con 500 millones de usuarios, la plataforma se ha convertido en un servicio imprescindible, que la gente prefiere a comer o dormir, sin que su público se vea afectado por escándalos de privacidad o seguridad. Analistas y expertos advierten de posibles competidores (como Diaspora, que acaba de presentar su alpha privada), pero está por ver que la gente esté dispuesta a mudarse.

Con esos precedentes, y el poder que le confiere conducir el 10 por ciento del tráfico global de la Red, Facebook corre el riesgo de caer en la tentación del control, decidiendo qué es gracioso y qué no, qué es adecuado y qué no, y qué deberíamos leer y qué no. Un poder que sólo puede aumentar si, como pretende, logra convertirse en la nueva página de inicio.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios