BAQUIA

Facebook: entrarás y no saldrás

Ya sabemos lo difícil que es borrar el rastro de un usuario en Internet: los buscadores guardan infinidad de datos personales, las direcciones de correo electrónico circulan sin que tengamos conciencia de ello, por no hablar de la cantidad de malware escondida en los ordenadores de incautos usuarios que desconocen estar siendo espiados.

Pero lo que parece el colmo del asedio es que compañías que hacen gala de “buen rollo” utilicen también la táctica de atrapar y no soltar al usuario bajo ninguna circunstancia. El último caso conocido es el de Facebook: darse de baja por completo de esta red social resulta una misión poco menos que imposible. Cuando aceptamos una invitación para ingresar en el grupo de contactos de un amigo, estamos metiéndonos de lleno en un lugar del que supone una odisea salir, con la excusa de retener los datos personales por si alguna vez queremos retomar nuestra cuenta. Mirusté: un no es un no, aquí y en la China Popular.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios