BAQUIA

Factura electrónica: ¿estamos preparados?

La Ley 56/2007 de Medidas para el Impulso de la Sociedad de la Información establece la elaboración de un Plan para la generalización de la factura electrónica en las empresas que contraten con las Administracines Publicas.

La Ley fija dos fechas límites: la primera, el cuarto trimestre de 2009, momento en el que las grandes empresas eran obligadas a facturar electrónicamente a las entidades públicas estatales; y la segunda, el 1 de enero de 2011, cuando la obligación se haría extensible a todas las compañías españolas, independientemente de su tamaño.

Teniendo en cuenta el gasto derivado de la celulosa, tinta, servicios de impresión, ensobrado o mensajería que aparecen asociados a la práctica de facturar en las empresas, se calcula que las empresas ahorrarían una media de 15.000 euros al año pasándose a la factura electrónica.

A solo 100 días de que el anunciado “apagón del papel” entre en vigor, hay dudas razonables sobre si las organizaciones de nuestro país se encuentran preparadas para el desafío. Un informe publicado por la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información aseguraba hace unos meses que sólo el 12% de las empresas hacen uso de la facturación electrónica.

Según las estimaciones de DocPath, una empresa especializada en soluciones de facturación electrónica, actualmente ese porcentaje no llega al 50%, ya que la mayoría de la pymes españolas siguen emitiendo sus facturas en papel

Julio Olivares, presidente de DocPath, cree que esta situación se debe sobre todo al desconocimiento: “Las grandes empresas tienen amplios departamentos administrativos y de sistemas y gracias a ellos han podido apreciar rápidamente las ventajas de la e-factura; sin embargo, algunas pymes desconocen la existencia de una normativa de este tipo y las que la conocen, piensan que implantar un sistema de estas características puede salirles muy caro”.

Las empresas que no quieran que les pille el toro pueden acogerse a la ayuda que les ofrece la propia Administración para pasarse a la facturación electrónica, principalmente desde la web Facturae.es. También varios fabricantes han incluido en sus catálogos alguna solución de e-factura.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios