BAQUIA

Fin del monopolio para las telecomunicaciones argentinas

El día anunciado finalmente llegó y con él comenzó la disputa entre las operadoras telefónicas de Argentina. No obstante, los usuarios residenciales pueden no sentir esto dado que la mayor parte de los 6.600 millones de dólares de inversión anunciados por el gobierno, se enfocarían en el mercado corporativo y de larga distancia, o en sectores donde ya había competencia, como en el acceso a Internet, sistemas satelitales, redes de fibra óptica, etc.

El desinterés por el área residencial estaría originado en que le mayoría de las prestadoras piensan que requiere demasiada inversión para lograr rentabilidad o generarles competencia a Telefónica y Telecom. Esta última denunciaba pérdidas por este nicho, aunque un estudio reciente de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) asegura que Telefónica y Telecom tuvieron en la Argentina un promedio de ganancias de 1 millón de dólares diarios, margen muy superior al que obtienen las principales operadoras del mundo.

Con ventajas o no, la carrera ya comenzó y entre las nuevas competidoras se destacan AT&T, MetroRed, Diveo, ImpSat, Techtel, Iplan, y Comsat. El monopolio se acabó. Por lo menos para el sector corporativo.