BAQUIA

Firefox nos defiende de la publicidad personalizada

La publicidad personalizada es una maravilla para los anunciantes. Asegurarse de que su pieza la ve exactamente su público objetivo es un lujo que pagan con gusto, pero que no causa tanta sensación al otro lado de la pantalla.

En este tema, los usuarios se dividen entre los que ni se dan cuenta, los que temen por su privacidad, los que disfrutan al sentirse en una película de ciencia ficción y los que se ofenden cuando Facebook les sugiere un servicio para buscar solteros en su ciudad.

Los descontentos se alegrarán de saber que Mozilla incluirá una opción do-not-track en su navegador Firefox, para evitar que les rastreen mientras navegan por Internet, tomando nota de qué visitan y cuándo lo visitan para, digamos, "conocerles" mejor.

La idea de añadir esa función la planteó hace unas semanas la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos, y Firefox sería el primer navegador en incorporar la opción. El fallo del plan, sin embargo, es que no se trata de una herramienta técnica que desactive el rastreo, sino que requiere que las empresas que siguen a los internautas accedan a no monitorizar a los que lo pidan.

Igual que los iconos de privacidad que presentó hace poco Mozilla, que requerían que las empresas accediesen a utilizarlos (aclarando, por ejemplo, si van a vender nuestros datos a terceros, o cuánto tiempo van a guardarlos), el plan depende de la buena voluntad de otras empresas, que por el momento no se han pronunciado al respecto.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios