BAQUIA

Foursquare, la última sensación en el móvil

Tal vez usted acabe de descubrir Twitter en su móvil, y con eso ya piensa que está a la última. Gran error: lo último de lo último se llama Foursquare, una mezcla de red social, juego y servicio de localización que va ganando adeptos poco a poco.

Se trata de una compañía que aun no ha cumplido su primer año de vida, ya que fue fundada en Nueva YorK en marzo de 2009. En ese tiempo ya ha conseguido 275.000 usuarios, muchos iniciados por curiosidad pero luego enganchados a la propuesta de Foursquare.

Actualmente están disponibles aplicaciones para iPhone, Blackberry, Android y Palm Pre, aunque también se puede participar a través del navegador del móvil. Inicialmente el servicio sólo estaba disponible en los EEUU, auque ahora es posible utilizar Foursquare en cualquier ciudad.

¿En qué consiste?

Foursquare se define como un cruce entre buscador de amigos, guía de ciudades 2.0 y un juego que recompensa a los usuarios por completar diferentes acciones.

Cuando un usuario hace un “check-in” desde cualquier ubicación (un restaurante, un museo, un parque, una tienda, etc.), la aplicación localiza su posición a través del GPS y avisa a los contactos de donde pueden encontrarle.

Esto, obviamente, no es nada novedoso, puesto que ya hay otros servicios que hacen cosas similares. La novedad que introduce Foursquare, y lo que engancha a sus usuarios, es hacerlo en forma de juego, invitando a encontrar los sitios donde estamos conectados, redescubriendo la ciudad donde vivimos y recompensando a los más activos.

Si un usuario se conecta más que el resto en una determinada zona, Foursquare le nombra “Alcalde” (Mayor) de ese lugar. No se trata de un título permanente, ya que otro usurario que se conecte más a menudo le puede arrebatar el título al alcalde inicial.

¿Y de qué sirve ser alcalde? Aquí es donde entran en juego los incentivos y las posibilidades de hacer negocios. Por ejemplo, en algunas ciudades ya hay restaurantes que ofrecen productos gratis o descuentos a los que acrediten ser alcaldes de su zona. Así se establece una especie de competición que estimula el uso del servicio y beneficia a los locales participantes.

También existe la posibilidad de crear listas con “tips” y “to-dos”, que son respectivamente consejos sobre qué hacer en un determinado lugar (“si vas a este restaurante, pide los thai noodles”, por ejemplo) y anotaciones más dirigidas a tareas pendientes de realizar por el propio usuario. Un préstamo tomado de las muchas guías 2.0 elaboradas con opiniones y recomendaciones de los usuarios.

Otro de los estímulos es un sistema de recompensas llamado “badges”, que se obtienen por completar determinadas acciones (por ejemplo, visitando una determinada cantidad de karaokes), por conectarse desde ciertos lugares o por añadir nuevas localizaciones.

Cada semana se establece un ranking con los usuarios que más puntos han conseguido, aunque Foursquare todavía está estudiando cómo trasladar esos puntos a beneficios físicos, recompensando a sus usuarios más activos.

¿Y para qué sirve todo esto?

Foursquare todavía no tiene un modelo de negocio definido, capaz de generar ingresos. Pero lo que está claro es que abre muchas posibilidades para el marketing y los negocios basados en la geolocalización. Incluso existe una API para los programadores que quieran crear aplicaciones para interactuar con la plataforma.

En España apenas estamos empezando a oír hablar del servicio, pero en Estados Unidos ya existen muchos locales que ofrecen recompensas a los “alcaldes” (por ejemplo, con cerveza gratis), una buena forma de asegurase que visitan su local y que se conectan al servicio desde allí.

A algunos les parecerá una bobada, otros se convertirán en adictos. Pero lo que es seguro es que este año oiremos hablar mucho de Foursquare, el que probablemente será uno de los fenómenos web de 2010.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios