BAQUIA

Freenet renace con una nueva versión de su utopía

La llama de la utopía en medio de una Red comercial la mantiene, entre otros, un proyecto con el explícito nombre de Freenet. Este proyecto renace tras un largo periodo en la sombra, confiando alcanzar a una audiencia más amplia con una versión mejorada de esta herramienta para publicar e intercambiar archivos anónimamente.

Durante mucho tiempo, Freenet se ha mantenido como la tierra prometida del P2P (peer to peer), trabajando para llegar dos pasos más allá que las sencillas redes de intercambio de archivos como Napster o Kazaa. Pero su ambición nunca ha conseguido que el proyecto pasase de un estado larval, con sólo una pequeña comunidad de voluntariosos (y voluntarios) geeks interesada por sus movimientos. Mientras, millones de usuarios se pegaban por bajar las canciones que un su día compartía Napster y después tantos otros.

Freenet nació como un proyecto de fin de carrera (Artificial Intelligence and Computer Science, en la Universidad de Edimburgo) de Ian Clarke, finalizado en junio de 1999. En esa fecha lo colgó en la Red con la esperanza de que la comunidad internauta comprobase su potencial y lo hiciese suyo. Según la definición de su web, Freenet es una red P2P (peer-to-peer\’; de igual a igual, entre amigos), completamente descentralizada —ninguna persona, computadora o organización se encuentra detrás—, diseñada para distribuir la información en Internet de una manera eficaz y sin temor a la censura. Es decir, una red libre, sin fronteras, anónima, lejos de la censura y del control de empresas y gobiernos.

Con la nueva versión lanzada el lunes, Freenet confía en llegar masivamente a la población internauta. \”Esta es la primera vez que animamos con confianza a la gente a bajarse el software y esperar cómodamente buenos resultados\”, dice Clarke. \”Antes, cruzábamos los dedos [al lanzar una versión del software]\”, añade. Freenet no se limita a desarrollar un sistema de búsqueda y descarga de archivos como hacen sus hermanos P2P; crea una especie de World Wide Web paralela, en la que los internautas pueden publicar páginas web, guardar archivos y, utilizando la nueva tecnología implementada, retransmitir en directo. Además, todo se hace desde el más completo anonimato.

Sea cual sea el impacto que consiga Clarke, Freenet permanece como uno de los proyectos de cierta relevancia que permanecen activos después de que la fiebre inicial desatada por el P2P bajase de intensidad.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios