BAQUIA

Global Crossing se rinde

La compañía que ofrece servicios e infraestructura de redes de banda ancha ha tirado la toalla. Tras largos meses luchando contra la ilógica del mercado se ha acogido a la bancarrota antes de ser devorada por los acreedores. Sus socios asiáticos van a insuflar 750 millones de dólares en cash para hacerse con el control de la compañía.

Global Crossing nació en marzo de 1997 con la intención de unir ambas orillas del Atlántico mediante cables de fibra óptica submarinos. Pronto, su fundador, Gary Winnick, en una apuesta de alto riesgo —hasta entonces las principales compañías de telecomunicaciones formaban alianzas para compartir gastos y Gary optó por tirar por su cuenta— decidió construir una red IP de fibra óptica que diera la vuelta al mundo. Aunque el desarrollo de Internet ha hecho que las necesidades de infraestructura de banda ancha crezcan exponencialmente, colocando a su compañía se encuentra en una posición privilegiada en este competitivo mercado, el mercado siempre ha dado la espalda a una compañía que necesitaba que le concediesen un futuro a largo plazo.

La bancarrota, largamente esperada, se convierte en una de las mayores de una compañía de telecomunicaciones. Global Crossing es la penúltima víctima de un exigente mercado —sus acciones perdieron el 96% de su valor hasta cotizar por debajo del dólar— que no contempla los resultados tardíos ni para una empresa que se dedica a la infraestructura de redes; su deuda ascendía 22.400 millones de dólares y sus activos a 12.400 millones.

Esa arriesgada apuesta de su fundador es la que ha acabado pasando factura a la compañía, haciendo insostenibles los créditos para sostener una red que une a 200 grandes ciudades de 27 países. Una de las niñas mimadas de Wall Street, con unas expectativas futuras espectaculares, sufrió en primera persona el parón de la economía global y la caída de precios y demanda de las redes de banda ancha.

A pesar de la complicada situación, Global Crossing afirma que sus operaciones no se verán afectadas, y sus clientes seguirán recibiendo servicio normalmente y sus empleados su salario a fin de mes.

Según la propuesta de reorganización, Hutchison Whampoa y Singapore Technologies Telemedia solatarán 750 millones de dólares para hacerse con una porción mayoritaria de la compañía. Estas dos compañías ya tenían negocios con Global Crossing y sus afiliados: Asia Global Crossing y Hutchison Whampoa poseían cada una el 50% de Hutchison Global Crossing, proveedor de línea telefónica fija e Internet de Hong Kong; por su parte, Asia Global Crossing y una subsidiaria de Singapore Technologies poseían a medias StarHub Crossing, operadora de redes de alta velocidad en Singapur.

  • Más en News.com
Más sobre Global Crossing, en Baquía.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios