BAQUIA

Google acusa a Bing de copiarle los resultados

No hay como tender una trampa para pillar a un mentiroso. Eso debieron pensar en Google cuando empezaron a sospechar que Bing, el buscador de Microsoft, les estaba copiando los resultados de las búsquedas utilizando sus famosos algoritmos.

De modo que modificaron los resultados de búsquedas para 100 términos como "mbzrxpgjys" o "hiybbprqag", para que condujeran a páginas aparentemente no relacionadas, comprobando que en siete de cada nueve ocasiones, los resultados trucados aparecían después en Bing. Después escribieron un post en su blog oficial denunciando la trampa.

En Microsoft niegan la mayor. Harry Shum, vicepresidente corporativo, describe la historia como "montaje novelesco de espías" en un post sobre el tema. Lo que ocurre, afirman, es que los resultados de Google son un factor más en sus propios algoritmos, gracias a información que los usuarios aceptan compartir mientras navegan con Internet Explorer. Más tarde, la empresa emitió un comunicado afirmando que no copian a Google.

Y a partir de ahí la cosa ha seguido derivando, primero con un cruce de acusaciones en una conferencia donde coincidieron Shum y uno de los responsables de búsquedas de Google, Matt Cutts y luego (¿dónde si no?) en Twitter, donde vuelan los puñales entre Cutts y Frank Shaw, responsable de comunicación corporativa de Microsoft.

Al margen de las riñas particulares, la cuestión es que Bing no ha logrado recortarle terreno a Google desde que Microsoft lo lanzó para sustituir a su buscador anterior. De hecho, el mayor triunfo de Bing últimamente ha sido conseguir un acuerdo con Yahoo -que tampoco vive su mejor momento– para gestionar parte de las búsquedas de la pionera de Internet.

Además, la mala sangre entre Google y Microsoft empieza a acumularse mientras el sistema operativo Android, de código abierto pero desarrollado por Google, se va expandiendo en los mercados de telefonía móvil y de tablets, lo que no sólo implica que Windows Phone 7 no está medrando, sino que además empiezan a quitarle mercado al software de Microsoft para ordenadores convencionales.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios