BAQUIA

Google no juega a los dados… con Chrome

Algunas empresas, como Google, son tratadas tan favorablemente por la opinión pública que conviene recordar que se trata de negocios puros y duros. El “efecto halo” las marca como iniciadoras de una nueva era o algo parecido. Otras, en cambio, están condenadas a ser \”sólo\” eso, negocios.

El “efecto halo”

En las noticias sobre las empresas como Google o Apple se produce el llamado efecto halo de una forma tan intensa que a veces uno siente la tentación de irse hacia \”el lado oscuro\”.

El lado oscuro en este caso es el \”pobre\” Microsoft, al que los periodistas referencian como un negocio con un dueño muy rico (Gates debería aprovechar esto para ponerse un parche en el ojo y hacer así de la necesidad una virtud). En el otro lado parece estar Google, junto al Dalai Lama y la Madre Teresa: un regalo de las alturas.

En relación con el lanzamiento de Google Chrome, veamos algunas frases: \”Tecnología para la comunidad\”, dicen en Cinco Días. \”…agiliza la vida online (CNN), \”creado para mejorar la experiencia del usuario en la Web\”… Y otras expresiones mucho más emotivas en la blogosfera.

¿Qué hay detrás de Chrome?

En mi opinión, la verdadera razón para que exista Chrome es la necesidad de estar cerca del usuario. ¿Por qué? Porque los ojos y la mente de ese usuario son el negocio de Google: la publicidad.

El negocio de Google es la publicidad, y peleará para servirla de la forma más personalizada posible, es decir, \”preparada\” para cada uno de nosotros.

Para ello, Google necesita controlar la forma en la que se accede a la Red: los contenidos que se ven, la ubicación, las preferencias personales, etc. Y eso es precisamente lo que garantiza un navegador propio.

Ese es su verdadero motivo, esa es su carrera, y lo demás es música celestial en los medios y blogs, que le hacen gratuitamente toda la publicidad que necesita. Naturalmente que el navegador presenta mejoras sustanciales en usabilidad y tecnología. Los fallos o agujeros que tiene los arreglarán de forma impecable con seguridad.

Pero todo ese ruido es circunstancial para analizar Chrome: está pensado para promocionar el invento. Lo importante es controlar la \”valla publicitaria\” más cercana al usuario: el escritorio, el navegador…

Y no me parece mal: es como tiene que ser. Google es un negocio que además cotiza en Bolsa. Está obligado a dar beneficios y cifras de negocio crecientes y transparentes. Lo realmente interesante de toda esta historia es como la opinión pública (¿o algunas empresas?) posicionan ciertas marcas como a Robin Hood, mientras reparten estopa a las demás.

Información para creyentes, y para no creyentes

Propongo que a partir de ahora las notas de prensa de empresas como Google se hagan en dos sabores:

  • Para los románticos: Google (antes conocido como Prometeo) sigue apostando por una humanidad más libre y justa gracias a Chrome. Gratuito (no como otros) es la gran promesa para reducir la brecha digital y frenar el calentamiento global. Lea la web y alucine con nosotros… etc.
  • Para los prácticos: Google se prepara para cambiar de nuevo el panorama de la publicidad. Tras el formidable éxito de Adwords, Chrome puede llegar a convertirse en el primer soporte publicidad 100% personalizada. El sueño de todo profesional del marketing puede hacerse realidad a manos del gigante tecnológico… etc.

¿Cuál les gusta más? Yo según el día.

P.D. Por cierto, que nadie parece haber reparado en la similitud del logo de Chrome con los ojos de los marcianos de la primera versión de la película de \”La guerra de los mundos\”, de la cual está sacada la foto de más arriba.

Blog: LastInfoo


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios