BAQUIA

Google responde: no es cierto que contaminemos… tanto

No cabe duda que Google es uno de los mayores generadores de noticias de y en Internet, algunas de lo más impactante. Como esta: las búsquedas en Google contaminan. Realizar dos consultas consume tanta energía como hervir agua en una tetera, teniendo en cuenta el gasto energético que supone encender el ordenador y buscar los resultados de la consulta en las bases de datos de Google.

Esa es una de las conclusiones de un estudio dirigido por Alex Wissner-Gross, un físico de la Universidad de Harvard, que evalúa el impacto ecológico de acciones tan habituales como navegar por Internet o realizar una búsqueda en Google.

Como media, éstas generan 7 gramos de CO2, frente a los 15 gramos que emite una tetera que hierva agua para tomar una taza de té. Según el estudio, utilizar Google conlleva mayor impacto medioambiental que otros buscadores, dadas las enormes bases de datos que maneja la compañía.

Google tiene bases de datos en lugares tan distantes como Europa, EEUU, China y Japón. Cuando se introduce una consulta, ésta se remite simultáneamente a diferentes bases de datos, que compiten entre sí por devolver la respuesta más rápida. De esta forma, según Wissner-Gross, el sistema es óptimo en términos de eficiencia para el usuario, pero no en consumo energético.

Google no ha tardado en contestar a través de su blog oficial para desmentir estas cifras. Según explica Urs Hölzle, uno de sus vicepresidentes, el impacto medioambiental es un asunto que se toman muy en serio, y por eso sus centros de datos son los más eficientes en el consumo de energía. De hecho, cuando se hace una consulta en Google, el ordenador del usuario gasta más energía que la propia Google en responder la pregunta.

Volviendo a las cifras, Google afirma que una búsqueda produce 0,2 gramos de CO2, y no 7 gramos. Así, miles de búsquedas generan la misma cantidad de gases contaminantes que un coche circulando durante un kilómetro.

En cualquier caso, es indudable el impacto ecológico de la industria tecnológica, com cientos de millones de ordenadores funcionando a diario en todo el mundo. Según un estudio de la consultora Gartner, la industria IT genera tanto CO2 como todas las aerolíneas mundiales, alrededor del 2% de las emisiones de gases totales.

El estudio de Wissner-Gross también evalúa el impacto medioambiental de navegar por Internet: visitar una web genera 0,02 gramos de CO2 por segundo, que aumenta a 0,2 gramos si incluye animaciones o vídeos.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios