BAQUIA

Google vendió 20.000 teléfonos en su primera semana

Cuando Google presentó a principios de este mes el Nexus One, el primer teléfono comercializado bajo su marca, los rumores y noticias -con mayor o menos fundamento- llevaban meses circulando por Internet. Dicho de otra forma: no se puede decir que pillara a nadie por sorpresa. Sin embargo, tanta expectación no se tradujo en grandes ventas, por lo menos durante la primera semana en el mercado. Según los datos de Flurry, una compañía especializada en analítica para móviles, el Nexus One queda a gran distancia de sus competidores en el sector de teléfonos de gama alta. En su primera semana apenas vendió 20.000 unidades en los Estados Unidos. Como no, la comparación con otros modelos de smartphone es inevitable, especialmente el iPhone 3GS, que vendió nada menos que 1,6 millones de unidades en su primera semana, 80 veces más que el Nexus One, aunque hay que tener en cuenta que estaba avalado por el éxito de las anteriores versiones del iPhone, que ya habían vendido 27 millones de unidades en todo el mundo, además de lanzarse inicialmente en ocho países. Pero el Nexus One también pierde en la comparación con otros modelos, como el Droid de Motorola, curiosamente basado también en el sistema operativo Android, que despachó 250.000 unidades en su primera semana en los EEUU, o el MyTouch 3G de T-Mobile, fabricado por HTC (igual que el Nexus) y también con Android, que vendió 60.000 unidades. Hay varios factores que explican la fría acogida al Nexus One. Google ha optado por un lanzamiento promocional discreto, dejando que el buzz en Internet se encargara de la promoción. Por ejemplo, Motorola gastó 100 millones de dólares en la campaña de promoción de su Droid, incluyendo anuncios en televisión. Tampoco hay que olvidar el modelo de distribución elegido. El teléfono sólo se puede comprar a través de la web, ya que Google ha descartado los canales tradicionales de venta minorista. Y parece que el servicio de atención postventa no está contribuyendo precisamente a que los primeros compradores halaguen el producto. Otros factores a tener en cuenta son la fecha de lanzamiento (justo después de la temporada navideña), el precio (529 dólares si se compra libre o 179 dólares con un contrato de dos años con T-Mobile) y cierta decepción de los usuarios al constatar que estaban lejos de un teléfono “revolucionario”, ya que Android es un sistema operativo avanzado, pero lejos de convertirse en el esperado iPhone killer.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios