Google y Kingston se equivocan en su estrategia

google_kingston_wrong_perf.jpg

Hoy me llegan por diferentes fuentes un par de noticias que no podría parecer que no tienen mucho que ver, pero que en el fondo tratan de lo mismo: no puedes tomarle el pelo a tus usuarios o clientes, sin esperar algún tipo de consecuencia. No en 2014.

Google se ha enfrentado con las bandas indies al informar de que eliminará de Youtube los videos de artistas independientes a no ser que firmen un nuevo servicio de suscripción que están creando.

Por otra para Kingston, también PNY, han visto como los clientes que han comprado dispositivos SSD se han enfadado al encontrar que las especificaciones no coinciden con las publicadas por diferentes pruebas y comparativas.

El caso de Kingston y PNY entra casi en el terreno del absurdo. No entender hoy que los usuarios están alerta siempre es de empresita. Los usuarios podemos ser muy pesados a veces, incluso no tener razón a menudo, montando campañas que rayan con lo cómico, pero sin duda sabemos lo que queremos y lo que pagamos.

Lo de Google me parece aún más serio porque llueve sobre mojado. La prepotencia de las grandes empresas es más difícil entenderla, porque es un planteamiento estratégico, no es una cuestión táctica, que a alguien se le haya ido de la mano. Se trata de como ir apretando las tuercas a los usuarios, como si no tuviera ninguna consecuencia. Seguro que hacen sesudos análisis, legales, de imagen y de todo tipo, para saber el impacto de estas decisiones. Pero el problema está en lo básico: usted no puede tratar a sus usuarios como si fueran mercancía. Es más no pueden tratar a sus actuales clientes como idiotas, los que les están dejando enormes cantidades de dinero, haciéndoles la competencia o preparándoles la cama para hacérsela a la vuelta de un plan de años. Es muy mala idea.

Esperemos ver a un Google que se parezca al de hace 10 años, de nuevo. Esperemos que Facebook deje de jugar con las publicaciones. Y que todos ellos devuelvan un poco de control al usuario, al tiempo que adquieren una pizca de sensatez. Por su bien, pero sobre todo por el nuestro.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios