Grecia y Japón frenan a Street View

Si usted pasea por las calles de Atenas o Tokio, nada le impedirá contemplar escaparates, vislumbrar el interior de algunos edificios, escudriñar las caras de los viandantes o fijarse en las matrículas de los coches. Incluso, con un poco de habilidad y discreción, podrá hacer fotos de todas esas vistas.

Sin embargo, desde la pantalla del ordenador no podrá acceder a esas mismas imágenes utilizando la herramienta Street View de Google. Y es que tanto en Grecia como en Japón, las autoridades encargadas de la protección de datos personales han prohibido o matizado su utilización.

En el caso de Grecia, las autoridades de protección de datos han suspendido temporalmente el servicio de fotografías urbanas de Google, que permite recorrer virtualmente las calles de una ciudad.

Mientras Google no aclare cuánto tiempo permanecerán las imágenes en su base de datos, o qué medidas adoptarán para informar a los usuarios de sus derechos, el servicio estará suspendido.

No se trata de nada personal contra Google, puesto que una herramienta similar que mostraba imágenes de las calles de Atenas, Salónica y Trikala, puesto en marcha el pasado enero por el operador local Kapou, también fue suspendido recientemente alegando una invasión de la intimidad de las personas.

Las autoridades griegas exigen que las imágenes sean manipuladas para que no se puedan reconocer ni los rostros ni las matrículas de los coches. Por su parte, portavoces de Google defienden el respeto de la compañía por el derecho a la privacidad, y afirman estar en conversaciones con las autoridades griegas para resolver el problema,

Un incidente similar ha sucedido en Japón, que obligará a volver a tomar todas las imágenes de las doce ciudades niponas que estaban incluidas en el servicio. Las fotografías eran tomadas por cámaras situadas sobre el techo de una camioneta, a una altura de 2,45 metros, lo que provocaba que muchas imágenes mostraran el interior de propiedades privadas.

Ahora habrá que volver a tomarlas, pero 40 centímetros más abajo. También se difuminarán las matrículas de los coches y las placas de edificios con nombres, cuando así lo reclamen sus propietarios.

Google teme que estos incidentes sienten un precedente que se extienda a otros países.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios