BAQUIA

Guiados por la realidad aumentada

Las redes sociales son nuestra morada virtual del siglo XXI. Pasamos horas interactuando con amigos, conocidos y familiares en plataformas como Facebook, donde está todo el mundo, dejando al margen de nuestros hábitos de consumo otros medios tradicionales como la televisión, la prensa y la radio. Incluso hacemos negocios a través de las redes sociales profesionales, como Xing, LinkedIn o Viadeo, mediante el establecimiento de contactos de confianza.

Habitual en las redes sociales es pasar horas frente a la pantalla jugando en esas aplicaciones tan adictivas, o emplear mucho tiempo viendo fotografías, en las que habitualmente están etiquetados nuestros amigos. Posiblemente en más de una ocasión te hayas preguntado dónde se encuentra ese lugar de la foto o quién es esa persona que posa con un conocido. Más probable es que la primera pregunta se la haya planteado el fotógrafo en el momento de realizar la captura, cuando buscaba información sobre el emplazamiento.

La solución a estas cuestiones pueden ser los folletos informativos o los guías turísticos, pero en un futuro cercano, la respuesta a esta pregunta se resumirá en dos palabras: realidad aumentada. Este concepto aplicado a la tecnología nos permite obtener información en tiempo real sobre lugares, personas y cosas, interactuando con la realidad y un aparato tecnológico como ordenadores o teléfonos móviles.

Imagina por un momento que enfocando con la cámara de tu móvil hacia un restaurante consigues datos sobre el menú, sus precios y comentarios realizados por consumidores sobre el servicio y la calidad. Piensa en apuntar con tu teléfono al rostro de una persona para agregarlo al instante en tus redes sociales favoritas y añadir su teléfono y dirección a tu guía personal. La tecnología ya permite todos estos avances, que serán implantados conforme estos sistemas se generalicen y los usuarios le encuentren utilidad a sus muchas posibilidades.

Estos son sólo dos ejemplos de realidad aumentada, que aunque puedan sonar a ciencia-ficción, son perfectamente aplicables consiguiendo la convergencia entre el software y el hardware apropiados. De hecho, en la actualidad ya existen productos como Augmented ID de TAT que nos permiten interactuar con las redes sociales utilizando la cámara del teléfono móvil, o el servicio Goggles de Google, capaz de reconocer productos como libros con tan solo una fotografía. La época de los servicios de realidad aumentada ya ha comenzado y es un fenómeno imparable y en crecimiento.

Las utilidades de la realidad aumentada son amplias y numerosas hoy día, cuando esta tecnología está empezando a florecer. Los próximos años serán claves para el desarrollo y la popularización de estos sistemas de información que mezclan realidad con virtualidad, y la industria de la telefonía móvil tendrá mucho que decir en este terreno. Yo apuesto por el triunfo de este innovador concepto.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios