BAQUIA

Haciendo negocio del data mining social

¿Se le ha ocurrido pensar que si usted deja un inocente comentario en una página web alguien lo capturará y lo incluirá en una base de datos, junto con otros datos de su perfil recopilados de su actividad pública en la Red? Pues eso sucede.

Eso es lo que explica Jules Polonetsky, fundador y director del Future of Privacy Forum, una organización con sede en Washington que vela por un uso responsable de los datos. En una entrevista concedida a Mashable, Polonetsky explica las prácticas de data mining que utilizan algunas empresas para capturar nuestros datos en la Red.

Cuando la actividad de un usuario permite establecer patrones de comportamiento, entonces se convierte en una información muy valiosa. Por eso hay compañías como Rapleaf, que recopilan datos personales y los venden luego a otras empresas, como aerolíneas, bancos, hoteles, comercios y hasta partidos políticos, para que éstos busquen nuevos clientes o les ofrezcan sus productos.

Pero cuidado, porque no se trata de ninguna actividad ilegal. Hay que tener en cuenta que hablamos de información pública que los internautas dejan en la Red (otra cosa es que lo hagan conscientes de las consecuencias o no). Como explica la experta Erica Sandberg, para las empresas esos datos son sólo un argumento más para tomar sus decisiones comerciales.

Por ejemplo, en el blog de Rapleaf encontramos un detallado análisis del perfil de los fans del iPad, y así podemos saber que tienen entre 18 y 25 años, les gusta el café, dormir, son muy sociables y amantes de la cultura pop. Todos esos datos, que podrían interesar mucho a los desarrolladores de aplicaciones, por ejemplo, además de a la propia Apple, se han obtenido a partir del análisis del perfil público de los tres principales grupos de fans del iPad en Facebook.

En total, Rapleaf ha conseguido datos de casi 400 millones de usuarios (sí, puede que de usted también), rastreando foros, redes sociales, páginas de noticias y críticas o blogs, siempre accediendo a información abierta.

También hay otros tipos de usos del data mining social, como el que hace Lending Club, una empresa que pone en contacto a prestamistas y prestatarios. Con los perfiles de sus clientes se asegura de que no hay posibilidad de engaños o estafas. Y el sistema de recomendaciones de Amazon es tal vez uno de los usos más conocidos, y también más apreciados por los propios usuarios.

Por último, Mashable ofrece una serie de recomendaciones básicas si no queremos dejar una huella “sospechosa” en la Red:

  1. En las redes sociales, tenga claro si quiere que su perfil sea privado o público. Si elige esta opción, tenga cuidado con lo que publica: nunca se sabe si una broma sobre su situación financiera algún día provocará que un banco le niegue un crédito.
  2. Elimine contactos innecesarios, asegurándose de que sus relaciones virtuales no mancillarán su reputación.
  3. No acepte invitaciones de desconocidos. Verifique la identidad de una persona antes de incorporarla a su red de contactos.

Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios