BAQUIA

¿Harto de teclear? Use un portal de voz

El deseo de dominar el mercado de la voz en Internet ha desatado una competida carrera entre las grandes empresas. Nadie quiere perder comba ni quedarse sin lanzar su propio portal de voz. Compañías como Intel, IBM, Yahoo! y America Online ya están tomando posiciones para desarrollar sus propios portales de voz, un nuevo canal de interacción basado en comunicar mediante el teléfono fijo, móvil o cabina telefónica la oferta de contenidos online.

El lenguaje de programación voiceXML (Voice eXtensible Markup Language) está en la base de los portales de voz, dado que es similar al lenguaje que se utiliza para construir páginas web. El despegue de estos portales se produjo en Estados Unidos. Allí, la mayor cultura internauta de la población pronto comenzó a plasmarse en una mayor demanda de servicios por parte de los usuarios, que necesitaban obtener información de la Red sin necesidad de tener un ordenador a mano, es decir, empleando el teléfono.

No hace todavía un año que empezaron a surgir los primeros grandes actores que fomentaron el despegue de estos nodos. AT&T invirtió 60 millones de dólares en Tellme Networks para convertirse en el principal proveedor de esta empresa en materia de servicios de comunicaciones. Lycos lanzó a finales de 2000 un portal con servicios y contenidos basados en la voz mediante una alianza con Quack.com, que pone la infraestructura y el soporte del sitio. BeVocal, competidor de Tellme, tiene 45 millones de dólares para invertir, mientras que PhoneRun.com se ha aliado con Lucent para apuntalar sus conexiones de voz y una startup trabaja con GTE para proporcionarle servicios de reconocimiento de voz.

Un sector en alza

Aunque se trata de un mercado relativamente nuevo e inmaduro, las cifras que manejan los analistas invitan al optimismo. La consultora Kelsey Group asegura que las transacciones y la publicidad asociadas a los portales de voz moverán 5.000 millones de dólares dentro de cuatro años, más otros 6.000 millones de dólares en concepto de hardware asociado, software y proveedores de servicios en red. Según esta empresa, en 2005 habrá en todo el mundo unos 20 millones de usuarios de portales de voz. Pero las empresas que intentan acceder a este negocio chocan con el gran problema actual de Internet: su tecnología es sólida, pero sus bolsillos andan escasos de fondos.

En cierto modo, Tellme abrió el camino, y luego le siguieron empresas como TelSurf, BeVocal, Audiopoint y Speaklink, que también han lanzado sus propios portales de voz. Pero las razones económicas apuntadas hacen que el desarrollo del mercado no venga tanto de la mano de startups como de las alianzas y uniones varias entre operadoras de telefonía, portales tradicionales y proveedores de contenidos.

Por el momento, las aplicaciones de los portales de voz son escasas y no demasiado relevantes. Permiten por ejemplo leer el correo, obtener información sobre deportes o la bolsa o consultar los servicios de las líneas aéreas. Una vez que la seguridad de las transacciones orales esté plenamente garantizada, estos nodos pretenden adentrarse en el mercado del comercio electrónico. Ventajas tienen para ello: no hay que teclear ni observar pantallas, sólo hablar; eliminan las barreras físicas para la gente que no puede leer o escribir, con lo que puede fomentar el acceso a la Red en los países menos desarrollados y para las personas discapacitadas; y ni siquiera hace falta contar con un PC: basta con realizar una llamada telefónica.

Navegadores

La empresa Nuance, que fabrica el navegador de voz Voyage, encabeza un consorcio formado por más de veinticinco compañías cuyo objetivo es fijar un estándar de seguridad para los nodos de comercio electrónico por voz. Algunos miembros del consorcio, llamado V-commerce, quieren que sus tecnologías de voz sean capaces de reconocer a sus interlocutores.

Nuance, VeriVoice y otras firmas del sector trabajan en la identificación de aspectos como la cadencia o el tono de la voz, entendidos como marcas que sirven para identificar a los usuarios que acceden a través de un teléfono. De conseguirse un estándar, se eliminaría la necesidad de memorizar y repetir una contraseña cada vez que se accede al servicio.

Fácil para todos

Su funcionamiento no puede ser más sencillo. Sólo hay que llamar al número indicado para conseguir las opciones de consulta y pronunciar la palabra que corresponda al menú deseado. Luego, el portal va delimitando el recorrido del usuario mediante un sistema de preguntas y respuestas. Pero también hay inconvenientes, dado que la información disponible es mucho menor que la que se puede encontrar a través de un ordenador con acceso a la Red. Además, la tecnología de reconocimiento de voz es muy delicada, y no funciona bien si hay excesivo ruido de fondo.

En España, los portales de voz también empiezan a tener recorrido. People Communications ultima el lanzamiento de Ydilo, un portal de voz dirigido a la comunidad de habla hispana. Esta empresa ha conseguido más de 3 millones de euros para empezar a desarrollar su proyecto, y en el próximo trienio planea invertir 30 millones de euros adicionales para expandir su portal en Latinoamérica y entre la población hispana estadounidense. Entre sus inversores se encuentran BBVA y Mercapital, con una participación del 19% cada uno. Javier Álvarez Vara, presidente de People Communications, comenta que \”nuestro objetivo es llegar a 100.000 llamadas diarias en un año y conseguir que algún inversor internacional aporte 3 millones de euros\”.

A diferencia de los portales de voz de Estados Unidos, financiados por la publicidad, Ydilo comparte los ingresos con el operador de telefonía. Terra Lycos también ha desembarcado en el sector. La empresa acaba de presentar su portal de voz, un servicio creado con tecnología 100% española, una inversión algo inferior al millón de dólares y que permite acceder a través del teléfono (fijo o móvil) a determinados servicios de Terra.

El acceso a Internet por medio de la banda ancha parece que está convirtiendo al vídeo en el formato estrella de la Red, pero el audio se resiste a pasar a un segundo plano y está reinventándose a sí mismo para ofrecer más servicios y captar nuevos usuarios. Periódicos como The New York Times y The Wall Street Journal proporcionan un servicio especial de suscripción para poder escuchar el diario todas las mañanas en el PC, y JP Morgan ha llegado a un acuerdo con Audible para suministrar en audio sus servicios de análisis financieros.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios