BAQUIA

Hemos probado: HTC Wildfire

El Wildfire es uno de los teléfonos más representativos de la gama media-alta de HTC, aglutinando todas las características que están haciendo crecer la popularidad de la marca taiwanesa.

El aparato tiene un buen tamaño (106.75 x 60.4 x 12.19 mm), lo bastante pequeño para ser manejable y lo bastante grande como para incluir una pantalla de 3,2 pulgadas, más que suficiente para la mayoría de las funciones. No es ni ligero ni pesado (118 gramos), en definitiva un teléfono cómodo para llevar encima, también gracias al suave redondeo de sus esquinas.

Otra característica del hardware es el ratón óptico, aunque como en el caso del hermano mayor Desire, resulta más estético que práctico, ya que generalmente es más rápido y fiable tocar la pantalla para desplazarse por pantallas y menús.

El Wildfire sólo tiene dos botones físicos, los de encendido/bloqueo y el control de volumen. En la parte inferior de la pantalla están integrados los cuatro botones de inicio, menú, atrás y búsqueda, una combinación que facilita mucho las cosas en el manejo del teléfono, muy distinta del confuso control del HTC Smart.

Si apenas piensas en cómo funciona el software, es que está funcionando bien. Esa sería una buena descripción del manejo de programas y aplicaciones en el Wildfire. La integración de Android 2.1 con HTC Sense, como en otros modelos de la marca, ofrece un resultado sencillo e intuitivo. Eso sí, según vamos sumando aplicaciones instaladas, el dispositivo se ralentiza un tanto al cargar.

El Wildfire utiliza el habitual FriendStream diseñado por HTC para ponernos al día de un vistazo de todas las novedades en las redes sociales, también con los acostumbrados resultados impecables. Entre las incluidas por defecto, también correctas son las aplicaciones de reproducción de música, radio y editor de imágenes.

Donde más inconvenientes presenta Wildfire, además de la mencionada “sobrecarga”, es en la interacción con la pantalla táctil, que ofrece una imagen nítida pero no siempre responde bien al movimiento de pinza de los dedos. La batería es justita, pero no cruza la línea hasta lo insuficiente, y el procesador de 528 MHz se queda un poco corto si le exigimos al máximo.

Mencionemos otros dos puntos a su favor: la cámara de 5 MPs con flash LED y múltiples opciones de captura de imagen, y la posibilidad de cargar la batería mediante un puerto mini USB conectado al ordenador, algo que agradecerán los que estén hartos de acumular cables y cargadores.

Concluyendo, un teléfono muy completo con un gran diseño y usabilidad, perfecto para los que quieran un smartphoneasequible y al que no le falte de nada, sin tener que cargar con un “ladrillo” en el bolsillo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios