BAQUIA

Hemos probado: Nokia N900

Cuando se tiene entre manos el N900 de Nokia, es fácil entender dos cosas: primera, por qué Nokia es la empresa que más teléfonos vende en todo el mundo; y segunda, por qué está buscando un nuevo CEO. Y es que el N900 cumple impecablemente con todo lo que se le puede pedir a un dispositivo móvil: excelente pantalla, procesador potente, capacidad de almacenamiento, reproducción multimedia, sistema operativo eficiente, servicios integrados… Pero también le falta esa chispa que hace que Nokia se diluya en el terreno de los smartphones, no sólo frente a los grandes dominadores como Apple y HTC, sino frente a nombres como Samsung, Motorola o RIM. En realidad, el N900 está más cerca de una tableta táctil que de un smartphone, tanto por las características del hardware como por sus funciones. Se trata de una categoría híbrida que Nokia define como mobile computer, dirigida sobre todo al sector corporativo, y aún dentro de éste, a los muy viajeros. En cuanto al diseño del teléfono, el N900 es sólido y robusto, lo cual puede entenderse como una desventaja para los que quieren un dispositivo ligero o un beneficio para los que hacen uso intensivo de funciones como menajes y correo electrónico, muy manejables gracias al completo teclado QWERTY deslizable. La pantalla táctil WVGA de 3,5 pulgadas destaca por su resolución (800 x 480), aunque en cuanto a respuesta en general resulta más cómodo utilizar el puntero incorporado para acceder a las distintas funciones, a no ser que tengamos excelente precisión en la punta de los dedos, o uñas muy largas. También, al ser tecnología resistiva, no capacitiva, la respuesta no es siempre inmediata, por lo que tendremos que apretar fuerte la pantalla por ejemplo al deslizarnos de un escritorio a otro, algo no demasiado cómodo en un interfaz táctil, y una diferencia que notarán especialmente quienes hayan utilizado un smartphone con pantalla capacitiva. Tal vez lo más destacable del N900 sea el sistema operativo Maemo 5, basado en software libre: intuitivo y ágil, permitiendo trabajar en modo multitarea con diferentes escritorios y widgets. Alguien que no haya utilizado nunca Maemo se hará con su funcionamiento básico en poco tiempo. Probablemente, Nokia apostará en el futuro por este sistema Linux para sus terminales de gama alta. La cámara de fotos de 5 MP también destaca por su calidad, algo que Nokia cuida especialmente con sus ópticas Carl Zeiss y flashes LED. Además de autoenfoque y botón independiente para captar fotografías, integra el servicio de geoetiquetado de imágenes. En la navegación, basada en Mozilla, destaca la compatibilidad con Flash y la carga de páginas, muy rápida. La resolución de la pantalla permite ver con nitidez cualquier web, y hay varias opciones de zoom. Por último, el reproductor multimedia cumple sus funciones con sencillez y eficacia. Especificaciones:Peso: 181 gramos.Dimensiones: 110.9 × 59.8 × 18mm.Batería BL-5J 1320mAh.Cuatribanda GSM 850, 900, 1800, 1900. WCDMA 900, 1700/2100, 2100.Procesador ARM Cortex-A8 600 MHz, PowerVR SGX con soporte OpenGL ES 2.0.Pantalla táctil 3,5 pulgadas WVGA (800×480 píxeles) .Memoria interna de 32 GB, ampliable con tarjeta microSD en 16GB más.Salida para TV.GPS integrado, A-GPS (asistido) .Wi-Fi b/g, transmisor FM integrado.Conector Micro-USB, USB 2.0, Bluetooth v2.1.A destacar: memoria interna, sistema operativo, integración con Ovi, cámara de fotos, botón de apagado de pantalla para ahorro de energía. A mejorar: sólo se maneja en modo horizontal (excepto teléfono), volumen y peso, respuesta de la pantalla.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios