BAQUIA

Hemos probado: Papyre 6.S Alex

El Alex es el último modelo de e-reader comercializado por la editorial Grammata. El hardware ha sido fabricado por la compañía californiana Spring Desing. Alex presenta dos grandes novedades: en el aspecto tecnológico, funciona sobre el sistema operativo Android de Google, aunque se trata de una versión bastante limitada, ni de lejos comparable a la que utilizan los smartphones. También destaca su tecnología de interacción de pantalla dual (Duet Navigator). Y es que esa es la otra novedad: una segunda pantalla LCD táctil capacitiva de 3,5 pulgadas para navegar o ver contenidos multimedia, que se añade a la principal de 6 pulgadas con tecnología E-ink. Hay que dejar claro que la pantalla táctil es complementaria a la de tinta electrónica (al fin y al cabo hablamos de un e-reader). Su función principal es acceder a las funciones de librería y biblioteca y a las opciones de control de los e-books. La experiencia de uso en Internet (el aparato dispone de WiFi) es la justa, así que no piensen en ella como un sustituto del smartphone o el netbook. La respuesta de la pantalla táctil es aceptable, comparable a los smartphones de gama media. El navegador funciona con dignidad, y el teclado virtual tiene buena respuesta. Pese a operar sobre Android, las aplicaciones son limitadas, aunque funciona muy bien el acceso a diferentes librerías digitales y la descarga de e-books. Eso sí, tenga la batería a tope si quiere disfrutar de los contenidos multimedia. Así no se le apagará la pantalla al abrir una canción o un vídeo (o al menos, eso sucedió con el modelo que probamos). Por cierto, se incluye un jack de 2,5 milímetros, en lugar del estándar de 3.5 mms, por lo que hay que para escuchar música se precisan los cascos específicos (incluidos) de ese tamaño. Una función interesante es la tecla de sincronización de pantallas, que permite acceder desde la pantalla LCD a las opciones complementarias a la lectura de un e-book. A la inversa, si entramos en Internet y pulsamos la tecla, veremos en la pantalla de tinta la web por la que estamos navegando, aunque con una cierta lentitud en los refrescos debido a la conversión a formato PDF. Un aspecto claramente a mejorar en la interfaz de uso es el acceso a la librería digital incluida en la tarjeta de memoria. Y es que sólo es posible explorar los alrededor de mil títulos conectando el lector al ordenador a través del cable USB. En definitiva, diseñar un e-reader con pantalla de tinta electrónica y añadirle una segunda pantalla digital es algo similar a esos ciclomotores que incorporan una tercera rueda: habrá quien la considere innecesaria, y habrá quien la considere útil por ofrecer mayor estabilidad. Si pensamos en los dos grandes tipos de lectores que interactúan con los libros en papel tal vez podamos diferenciar entre un grupo y otro. Hay quien escribe anotaciones en los bordes, subraya párrafos, destaca palabras, plantea preguntas, etc… Y hay quien simplemente lee, pasa las páginas y devuelve el libro a la estantería tal y como lo encontró. Para el primer tipo de lectores puede ser más interesante la incorporación de la pantalla electrónica, ya que ofrece muchas opciones para complementar la lectura: acceso rápido a páginas o capítulos, marcadores, anotaciones, destacar texto, búsqueda de palabras, traductor, entrada de hipervínculos y hasta posibilidad de compartir un e-book vía Twitter o correo electrónico. Ahora bien, si usted es de los que simplemente pasan las páginas del libro, la pantalla digital le parecerá más un estorbo o una distracción que otra cosa. Aunque siempre se agradecerá la posibilidad de comprar o descargar libros electrónicos de forma inmediata. Otro factor que puede disuadir a muchos es el precio: el Alex se vende por 449 euros. Por 40 euros más se puede comprar un iPad.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios