BAQUIA

Herramientas de comercio electrónico: elegir la solución más adecuada (I)

En los foros y sitios de comercio electrónico con frecuencia se sacan a relucir las ventajas de las soluciones Open Source. Hasta hoy el líder en la percepción de los usuarios es OS Commerce; sin un criterio que justifique este éxito, es un producto ampliamente superado. Sacarle partido a un sistema Open Source no es algo que esté al alcance de cualquiera. Desde luego, debe tener un conocimiento avanzado de Internet, y en algunos casos de programación (en este caso PHP que es el lenguaje utilizado por OSC), seguridad y sistemas.

Hay empresas y profesionales que tienen un conocimiento razonable de estas áreas y que pueden hacer una implementación básica e instalar unos cuantos módulos. Integrar un diseño que no sea el típico de las 3 columnas, que tenga algo de gracia y que diferencie tu tienda de otras cien mil iguales, es harina de otro costal. Hacer una tienda que venda, segura y que no sea una bomba de relojería, requiere otro nivel.

Hace unos meses me encontré con una tienda de productos informáticos, Google la había indexado con las sesiones. Buscaba un producto concreto y no me habría fijado si no hubiera sido porque al acceder a la tienda me encontré un mensaje del tipo: \”Bienvenido Fulanito\” y que la apariencia, el nombre de los scripts y la estructura de la URL indicaba que era un OS Commerce. Automáticamente se encendieron las alertas, cambié el interruptor del modo “search” al modo análisis, hice clic en el enlace \”mi cuenta\” y quedó a la vista el pedido de un cliente.

El profesional ya entiende lo que ha pasado, y para el que no lo sepa: entramos en la tienda haciendo uso de una sesión indexada por Google, Para la tienda yo era el otro usuario, podía ver sus pedidos, cambiarlos o actuar en su nombre, con todos sus privilegios y ventajas. Si tuvieran acordada una forma de pago en la que no hiciese falta introducir nuevamente los datos de la tarjeta, podría haber pedido cualquier cosa. El perjuicio económico y a nivel de imagen que puede causar esto es notable. Lo notifiqué a la tienda y semanas después me dieron las gracias, magra recompensa por los problemas que les ahorré.

En mi caso, más de 20 años en este negocio de los bits y los bytes (hice mi primera web por el 94 o 95, y he participado en proyectos que han gestionado centenares de comercios online) acreditan la experiencia y conocimiento. No sólo conocemos en profundidad la parte técnica del comercio electrónico, los condicionantes operativos, la seguridad o los sistemas de pago; además entendemos las necesidades reales de los negocios, comprendemos los problemas a los que tienen que enfrentarse en la logística o la promoción y, sobre todo, cómo encajar todas las piezas, que no tiene nada que ver con añadir más o menos funcionalidades o adornos. Entiendo que un negocio no es el experimento de un programador o un diseñador, y puede ser básico para la estrategia comercial de una empresa, algo con lo que no se juega.

Permítanme explicarles algunos detalles, aprovechando un comentario que dejé en un foro hace tiempo, esperando les ayude a elegir la solución de comercio electrónico más apropiada para su proyecto. Y podemos empezar con el más popular: OS Commerce. Es un gran producto que ha marcado un hito en su género, su estructura de datos sigue utilizándose como base para desarrollar proyectos, pero creo que es demasiado antiguo, complicado de modificar y tiene demasiados parches, tanto en el programa original como en los innumerables módulos que se han publicado desde su creación.

Cualquiera que haya tenido que crear una tienda “de verdad\” -para vender, para ganar dinero-, ajustando impuestos y transportes a la realidad de una empresa española, le dirá que es una pesadilla. Como ejemplo, hacer esta tienda en dos idiomas, arreglando el software, sin grandes cambios, sólo afinándolo para que funcionase como debía y adaptando el diseño, probablemente consumió más de 250 horas/hombre.

Una opción muy popular hoy en día es Zencart. Lo he instalado y poco más. Es un fork de OSC con un sistema de plantillas más moderno. En esto OSC ha avanzado bastante, y tiene varios sistemas para facilitar la integración del diseño mediante plantillas, pero al ritmo que va Zencart se hará con una buena parte de los integradores de OSC. Con el permiso de Joomla.

Joomla es un sistema que está alcanzando una gran difusión. Junto a un gestor de contenidos, CMS, bastante flexible, aporta numerosos módulos, entre ellos varios de e-commerce. En cuanto a los módulos de Joomla no puedo darles información de primera mano, sólo he trasteado algo con el back-office, pero en términos de comercio electrónico todavía tendrá que evolucionar y no creo que alcance la potencia y flexibilidad de una herramienta dedicada. Un buen punto de partida es ver cómo solucionan la casuística impositiva europea. Desde luego es una herramienta muy interesante en su estado actual, y muy prometedora para hacer tiendas en las que los contenidos sean el eje del proyecto.

Pero si tuviera que apostar por una herramienta que reúne todos los ingrediente para barrer a todas las demás de la arena del comercio electrónico, sin duda lo haría por Magento. Lo sigo de cerca desde el verano pasado, y creo firmemente que será el killer de OSCommerce, si no terminan de una vez la nueva versión.

Si numerosos son los actores del Open Source, existen muchos más de pago. Mi preferido es X-Cart; sólo lo he utilizado en un proyecto, pero me encantó. El código no tiene nada que ver con el de OSC, cuentas con un soporte profesional y una numerosa comunidad para echar una mano cuando es necesario. Lo recomendaría sin dudar para un proyecto que necesite modificaciones, que no afecten a la lógica del proceso de compra.

(Continúa)


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios