BAQUIA

Hewlett sostiene la acusación con rumores

Prosigue la contienda judicial entre Walter B. Hewlett y Carly Fiorina en la que el juez decidirá si HP puede completar la adquisición de su rival Compaq. El hijo de uno de los fundadores de HP encabeza la oposición a la fusión y denunció a la compañía, de la que ha sido directivo hasta hace unas semanas, por escamotear información a los accionistas sobre la operación y presionar a algunos de ellos para conseguir sus votos.

Básicamente, Hewlett pide al tribunal de Delaware descalificar los votos favorables a la fusión u ordenar una nueva votación, alegando que HP compró los votos de un accionista mayoritario (Deustche Bank) y engañó a los inversores al no revelarles que los esfuerzos de integración se tambaleaban.

En el segundo día de los tres de audiencias, tras un primero en que Fiorina aguantó irritada el bombardeo de inmisericorde del abogado de la acusación, la CEO de HP se mostró más elocuente y avanzó terreno rebatiendo con firmeza las preguntas sobre los objetivos financieros de la compañía.

Además, Walter Hewlett perdió muchos enteros durante el interrogatorio al conceder que su férrea crítica contra el proceso de integración estaba basada en filtraciones de empleados anónimos, una documento sin firmar dirigido a la Securities and Exchange Commision (SEC) y una carta del Michael Capellas, CEO de Compaq, que no ha sido admitida como evidencia.

A Hewlett le tuvieron que repetir varias veces algunas preguntas, a menudo respondía con escuetos \”sí\” o \”no\” y en una ocasión dijo: \”Lo siento, estaba en las nubes cuando me hacía la pregunta\”.

Cuando le preguntaron si pensaba que HP había distorsionado los términos relativos la fusión, Walter respondió: \”Creo que los números de HP son inalcanzables, pero el resto son rumores\”. Tampoco aportó pruebas sobre la compra de votos, simplemente dijo que no tenía razones para no creer a los ejecutivos de HP.

Fiorina defendió su decisión de no revelar a los accionistas los informes internos de HP que levantaban dudas sobre la viabilidad financiera de la compra de Compaq. El día anterior, el abogado de la acusación, Stephen Neal, destapó una serie de correos electrónicos y documentos internos en que los ejecutivos del fabricante de computadoras expresaban su incertidumbre sobre la operación. Entre ellos, llamó la atención una frase de Capellas que afirmaba: \”En esta dirección y a este ritmo, fracasaremos\”. Fiorina argumentó que esas frases fuera de contexto no tienen ningún significado.

Sobre la supuesta compra de acciones al Deustche Bank, Fiorina contestó al abogado: \”Nosotros éramos muy claros con los accionistas al decirles que no queríamos a nadie votando contra la fusión. Eso no es una novedad\”.

Sobre la información que HP ocultó a los accionistas, la CEO de HP dice que no eran previsiones, sino valoraciones del \”día a día\” de distintas unidades de negocio. \”Como no son previsiones, no sé por qué piensa que debía ser publicadas\”, le respondió al abogado. \”Está acusando de mentir a la CEO de una compañía pública [cotizada]\”, espetó Fiorina.

Pero Neal insistió en poner números sobre la mesa y tratar de que Fiorina confirmase si tras la compra de Compaq se iban a cumplir los objetivos financieros marcados, obligándola a dar las previsiones para 2003, a lo que Fiorina se negó: \”No estoy aquí para ofrecer estimaciones para 2003 cuando todavía no hemos tenido la oportunidad de poner a las dos compañía juntas\”.

También subió al estrado el jefe financiero de HP, Bob Wayman, que, aunque reconoció que le sorprendió la decisión de Deustche Bank de votar contra la operación y sentirse \”inquieto y frustrado\” no hiczo nada ilegal para conseguir los votos (el banco cambió su decisión la misma mañana de la votación). \”HP firmó un acuerdo con Deustche Bank para proporcionar servicios de \”inteligencia de mercado\”, por el que recibiría un millón de dólares y otro más si se completaba la compra de Compaq. \”No quiero a nadie que no apoye el acuerdo trabajando con los inversores\”, justificó Wayman.

Hoy está previsto el tercer y último día de audiencias tras las que el juez del Tribunal de Delaware deberá decidir si valida la votación y, a la espera de la confirmación oficial de los resultados, HP puede cerrar la compra de Compaq.

  • Más en News.com y The New York Times

 

 

 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios