BAQUIA

HP, nace un nuevo monstruo

Ha terminado el culebrón judicial entre HP y el rebelde Walter Hewlett; el juez ha dado la razón a Fiorina y los accionistas han dado su aprobación a la fusión. Por fin, es hora de empezar a trabajar. Es hora de demostrar que la decisión de Hewlett-Packard de comprar a su rival Compaq por 19.000 millones de dólares es acertada. Hora de acallar el escepticismo de los analistas y de los competidores, que creen que un matrimonio de conveniencia entre dos empresas con problemas, en medio de una caída sostenida en la venta de PCs, es colocar una tirita en una herida gangrenada.

HP-Compaq o la supervivencia en un mercado hostil

La caída de la demanda de los PCs, la rebaja constante de los precios y el agotamiento de los márgenes, llevaron a HP a tomar una decisión rápida: tenemos que ser más grandes. ¿Cómo? Pues nos merendamos a Compaq e intentamos parecernos a IBM, aparcando los negocios poco fructíferos y centrándonos en lo que da más dinero, los servicios. Es una cuestión de supervivencia.

Despejada la tormenta en que se convirtió el acuerdo con Compaq, gracias a los denodados esfuerzos de las familias de los fundadores por evitar que se uniesen los destinos de ambos fabricantes, no llega la calma. El \”escepticismo\” llegado desde varios frentes —incluido miembros de la propia HP—, que ha rodeado la fusión desde que se anunció el pasado septiembre, permanece flotando sobre la operación

Antes incluso de que comenzase el fregado de la votación de accionistas y la posterior denuncia de Walter Hewlett sobre compra de votos y engaño a los accionistas, varios analistas pusieron en duda la viabilidad del acuerdo. Así se reflejó en las cotizaciones de ambas empresas en Wall Street, que llegó a dejar el valor de la transacción (valorada en un principio en 25.000 millones de dólares) en 17.000 millones.

La propia HP ha rebajado sus previsiones de ingresos para la nueva compañía, y el juicio destapó la opinión de mucha gente que desde dentro de la compañía predecía muchas dificultadas para lograr los objetivos marcados. Por eso las acciones de HP, que valían 23,21 dólares cuando se anunció el acuerdo, han caído alrededor de un 25%. Nada que ver con el anuncio de otras megafusiones, como la de AOL y Time Warner, cuyos títulos se dispararon al anunciar el acuerdo y también al ser aprobado (aunque después cayeran en picado).

¡Gracias Hewlett!

Pero de los palos se aprende. Del costoso y a veces lamentable espectáculo que ha rodeado la operación también se pueden extraer conclusiones positivas. Hay quien dice que HP debería darle las gracias a Hewlett. La presión y el detallado examen al que se ha visto sometida HP ha conducido a afinar los planes de integración.

El CEO de Compaq y presidente de la nueva compañía, Michael Capellas, cree que el plan para los próximos tres años que se ha presentado es mucho más sólido del que estaban diseñando cada uno por su cuenta. Se han encontrado nuevas fuentes de ahorro de costes que antes no se contemplaron, y en el futuro HP seguirá recortando gastos al utilizar su gran poder de compra para obtener descuentos de los proveedores.

Hewlett no sólo ha contribuido ha que las partes se pusiesen las pilas para sacar partido al acuerdo. También, tras tirar la toalla, ha renovado su compromiso con la nueva compañía y ha animado a todos los críticos a unirse a sus esfuerzos.

Hewlett-Packard se despierta más viva de la pesadilla. Sale crecida de la ristra de bofetadas recibidas en los últimos meses.

Muchas tareas para hacer muy deprisa

HP todavía enfrenta un montón de desafíos que sólo han esbozado sus críticos. Engranar todas las piezas de la maquinaria de dos gigantes no es tarea fácil. Hay que acabar con la incertidumbre que planea sobre los trabajadores, detallar las líneas de productos y servicios que prevalecerán y arreglar las relaciones con algunos inversores descontentos. Y hacerlo rápido.

Tanto Capellas como el analista de Gartner Martin Reynolds han situado en seis meses la fecha tope para que HP demuestre lo que vale; porque, aunque el gasto en tecnología sigue siendo débil, todo apunta a que a finales de este año el panorama se animará, y para entonces HP debe estar preparada.

Pero mientras se concretaba la fusión, el equipo de integración seguía trabajando ajeno a la catástrofe que pudiera ocurrir (si Hewlett ganaba el juicio, por ejemplo). Casi 1.800 personas (empezaron siendo la mitad) han tenido varios meses para ir limando los detalles de la operación, desde los más complejos hasta los más elementales, como confeccionar nuevas tarjetas de identidad para todos los trabajadores.

Ese tiempo ha sido oro. Y también lo han aprovechado los terceros que trabajaban con ambas compañías: muchos distribuidores de Compaq han pasado a serlo también de HP, y viceversa. Detalle que hay que valorar, porque esas mismas empresas deberán hacer suya la nueva línea de productos fruto de la fusión.

Nace un líder, a la caza de IBM

Carleton S. Fiorina, CEO de HP (de la antigua y de la nueva), vistió su mejor traje para la rueda de prensa en que se anunció oficialmente el nacimiento de la nueva compañía. Se trataba de presentar una imagen de firmeza sin paliativos, de profundizar en las sinergias de ambas compañías e introducir el organigrama, estrategia y productos futuros. Fiorina reconoció que los últimos meses han sido terribles, pero de ellos ha surgido un equipo mucho más unido y más fuerte: \”los mejores equipos se forjan en tiempos difíciles\”, dijo.

Primero en una retransmisión para 100.000 de sus 150.000 trabajadores y después en un encuentro con la prensa y los analistas, Fiorina y Capellas desbrozaron la organización y la línea de productos que formarán la nueva HP. Ambos insistieron en que han tenido tiempo más que suficiente (\”Se han dedicado millones de horas\”, dijo Fiorina) para planificar la transición. \”Teníamos el bosquejo del plan de integración sobre la mesa desde antes de anunciar el acuerdo a los inversores\”, afirmó Fiorina. La nueva Hewlett-Packard ya ha nombrado tres órganos de dirección y creará el cuarto en unos días, y ya ha negociado con sus 100 principales clientes.


LOS NEGOCIOS DE LA NUEVA HP

  • Enterprise Systems. División encargada de vender a grandes empresas, encabezada por el ex ejecutivo de Compaq Peter Blackmore.
  • Hewlett-Packard Services. Consultoría y asesoramiento, liderada por Ann Livermore, antes encargada de la división de servicios de HP.
  • Imaging and Printing Group. Cámaras digitales, impresoras y otros periféricos los llevará Vyomesh Joshi, antes al frente del negocio de impresión de Hewlett-Packard.
  • Personal Systems Group. PCs y PDAs estarán a cargo de Duane Zitzner, ex director de la división de computadoras de HP.


Los dos ejecutivos recalcaron la importancia del aumento de tamaño de HP, que les lleva al primer o al segundo puesto en un montón de mercados de tecnología de la información, desde los grandes servidores hasta las PDAs. HP y Compaq unidos serán los primeros en servidores, almacenamiento y PCs; y terceros en servicios de IT.

El gran tamaño, a la vez aliado y enemigo de los fabricantes de PCs (la adaptación a los rápidos cambios del mercado requiere una ágil cintura), estará de su parte porque HP subirá un peldaño para competir en un mercado en el que el tamaño sí importa. Su enemigo ya no es Dell, ahora es IBM. Allá donde es fuerte el gigante azul (en los servicios) HP pisará el acelerador, cooperando a la vez que compitiendo con las consultoras tecnológicas más importantes, como EDS o Accenture.

HP entra a jugar en la pista central, con la nueva generación de proveedores de infraestructura tecnológica para empresas, en un mercado que no volverá a ser el que era. \”Esta es una industria que se caracterizará por un crecimiento lento; una industria que se consolidará y que requerirá de modelos de negocio sostenibles. La industria IT nunca regresará a los días gloriosos del 20%, 30% y 40% de crecimiento\”, afirmó Fiorina. Y para sobrevivir en este entorno y diferenciarse de la competencia, HP deberá invertir sin miramientos en Investigación y Desarrollo; hasta 4.000 millones de dólares al año, según la CEO de HP.

De otro lado queda cerrar el agujero de los costes, una de las llagas donde más han hurgado los opositores a la fusión. Hewlett-Packard remarcó los ahorros que traerá la fusión, hasta 2.500 millones de dólares anuales resultado en su mayor parte de recortes de empleo en áreas de negocio duplicadas, desde la administración hasta I+D. Los gastos operativos, asimismo, se reducirán a un 15-17% de los ingresos, y no significarán el 30-40% de las ventas como hasta ahora.

Pero en varias áreas la compra de Compaq significará una notable reducción de los ingresos. El patito feo de la historia, el PC, reducirá su aportación a las arcas en un 18%. Los usuarios podrán seguir optando entre los Pavilion de HP y los Presario Compaq, una de las pocas divisiones en que se mantendrán ambas líneas de producto: porque los vendedores así lo quieren, según explicó Capellas. La verdad es que el gigante HP no dará ningún miedo en el mercado del PC, donde Dell le seguirá dando sopas con onda, a pesar de alcanzar mayor cuota de mercado a escala mundial.

HP ya funciona

Fiorina anunció que la nueva HP empezó a operar a las 9 de la mañana del pasado martes. La compañía lanzó su sitio web donde se pueden adquirir desde nueve países diferentes (pronto estará traducido a 21 idiomas y disponible desde 72 países) más de 10.000 productos de ambas de compañías.

Capellas relaciona el éxito de su compañía con el de Internet. HP conseguirá capitalizar, asegura, las transformaciones tecnológicas en curso. En el futuro, las fotografías y el vídeo serán una parte fundamental de la Web, y esa tendencia coincide con la fortaleza de la nueva compañía en el software, la imagen y el almacenamiento… \”Internet seguirá siendo la tecnología pujante en la próxima década\”, afirma.

Ambas compañías, que ahora se centrarán más en software y servicios que permitan la interoperabilidad entre los sistemas Window, Linux y Unix, han firmado un acuerdo uniendo fuerzas complementarias: \”Es como tener todos los bloques de construcción para liderar la transformación; cada uno de nosotros hizo las cosas muy bien, pero ninguno las hicimos todas\”, explica Capellas.

Fiorina también puso énfasis en la privilegiada situación de la compañía de la que lleva el timón: \”La nueva HP el mayor y más poderoso socio en el mercado\”, para Intel, Intel, Microsoft, SAP, Oracle, Siebel Systems y otras compañías. \”Cada una de estas empresas necesita un proveedor de nuestro alcance para complementar el valor de sus propios negocios\”, añadió.

Viven y mueren

No se cansan los partidarios de la fusión de acentuar las sinergias de ambas compañías. Las líneas de negocio y productos de ambas empresas se complementan muy bien, insisten, y la supervivencia de unos u otros será una cuestión de cuota de mercado. Cada uno aportará lo mejor de cada casa; sólo en algunos casos ambas marcas sobrevivirán.

HP mostró los detalles de los nuevos productos en la web antes incluso de contárselos a clientes, analistas y medios de comunicación. Esos detalles se incluyen en los documentos que explican la formalización de las nuevas divisiones de HP, algunos de los cuales ya habían sido revelado por la compañía y otros —como el uso de HP de los productos y servicios de Compaq— no. HP se convertirá en la marca global de la nueva compañía y se utilizará en todos los productos y servicios de la compañía, aunque hay varias excepciones que tienen que ver con las computadoras, los servidores, las PDAs e incluso los sistemas operativos.

La nueva compañía seguirá vendiendo PCs bajo la marca Compaq, y mantendrá las líneas de computadoras Presario (de Compaq) y Pavilion (HP). \”Mientras se mantenga la demanda para ambos productos continuaremos ofreciendo los dos\”, explican en el site. El diseño HP irá desapareciendo el próximo año en beneficio del de Compaq.

Los portátiles Omnibook de HP seguirán comercializándose hasta final de año, mientras que los Vectra PCs irán desapareciendo, como estaba previsto antes de la fusión. Sin embargo, HP mantendrá una de sus marcas comerciales, el e-PC.

Las estaciones de trabajo (workstations) de Compaq desaparecen; se utilizarán las de HP que utilizan los procesadores PA-RISC de HP/Intel.

La PDA (Personal Digital Assistant; computadora de bolsillo) de Compaq, la popular iPaq, barre a la Jornada de HP, aunque pierde el nombre. La nueva HP iPaq Pocket PC incluirá tecnología de la defenestrada Jornada.

HP mantendrá sus productos de imagen digital e impresión casi intactos, con dos excepciones: terminará con las impresoras Compaq y combinará, en los próximos dos meses, los proyectores de ambas compañías.

El personal ya se ha integrado

Al margen de los rebotes resultado de los 15.000 despidos que se producirán en breve para \”eliminar redundancias\”, Michael Capellas se ha esforzado para echar tierra encima de los \”choques culturales\” entre trabajadores de HP y Compaq de los que hablaban algunos artículos. El presidente de HP dijo que dentro de las mismas familias de productos, ambas compañías comparten culturas de empresa similares.

Como ejemplo cita en una reciente \”reunión secreta\” de 400 ejecutivos en San Francisco. \”Los muchachos de ventas charlaban entre ellos, los de empresas con los de empresas… y el grupo de servicios era una fiesta\”. Vamos, que en vez de pelearse quedaron para ir de copas al día siguiente.

Al margen de que se lleven bien entre ellos, deberán demostrar su capacidad para trabajar como un solo equipo en un mercado hostil. \”Estamos ansiosos por mostrar que nos podemos aprovechar de este momento y liderar el cambio en la industria\”, dice Fiorina. Suerte para la rubia.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios