BAQUIA

IBM promociona el negocio de Linux

300 millones de PCs en todo el mundo utilizan el sistema operativo Windows de Microsoft. IBM fue quien lo convirtió en su día en el estándar de los sistemas operativos cuando, al lanzar su primer PC, se decidió por el software (entonces DOS) de Microsoft.

Ha llovido mucho y las distancias entre IBM y Microsoft se han acrecentado con los años y con el afianzamiento de la empresa de Gates como líder mundial del mercado del software. Nunca fue la intención de IBM favorecer a Microsoft de esa forma. En realidad, IBM optó por DOS en su día en su día confiando en que la entonces modesta Microsoft, nunca supondría un problema para ellos. Obviamente, quienes así pensaron se equivocaron completamente. El trozo de playa del sistema operativo que IBM le cedió, se ha convertido, con los años, en el mayor campo de batalla del software.

Ahora IBM quiere utilizar Linux como arma arrojadiza contra Microsoft. En un reciente artículo de The New York Times, Steve Lohr nos cuenta cómo. IBM está de acuerdo, incluso con su rival HP, en promocionar un todos contra Microsoft a través del Open Source Development Lab que tiene que preocupar al gigante de Redmond por muy seguro que esté de su fortaleza.

El principal argumentos para trasladar a clientes corporativos a Linux es el coste. Sin embargo, el apabullante dominio que Microsoft ejerce sobre el mercado del software con Windows y las aplicaciones ofimáticas de Office, dificultan el cambio. A pesar de ello, según explica Lohr, existen buenas razones para emprender éste, ya que el mantener al día miles de ordenadores, con actualizaciones regulares del sistema y de sus aplicaciones más usadas, representa una carga importante para las empresas.

Según ciertos estudios mencionanados en el artículo, el coste de mantener un PC en un entorno de oficina está entre los 5.000 y los 7.000 dólares al año. Los costes iniciales del hardware y del software apenas se llevan el 30% de esta cifra. El resto lo ocupan los costes de mantenimiento, las actualizaciones y la lucha antivirus. Según Scott Handy, vicepresidente de IBM para Linux, utilizar este sistema operativo a nivel corporativo y centralizar muchas de las aplicaciones ofimáticas,permitiría ahorrar hasta un 50% de estos costes.

La postura de Microsoft es lógicamente otra y se sustenta en otros estudios que, en determinados entornos, prueban que una aplicación en Windows resulta más económica. Evitando entrar en esta batalla de estudios y contraestudios, nuestra pregunta es: ¿significa Linux la vuelta a las aplicaciones centralizadas en manos de los informáticos? ¿No era esa una batalla ganada por los usuarios? Parece que el círculo se cierra de nuevo hacia profesionalizar el control de las aplicaciones. Creemos que Linux tiene que ir mucho más allá del, nunca simple, ahorro de costes y la centralización.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios