BAQUIA

IBM supera las previsiones pero pierde respecto a hace un año

La presión de los analistas sobre los resultados de IBM se ha saldado con una victoria a favor del mayor fabricante de ordenadores del planeta. Aunque haya sido por apenas un centavo, el \’Gigante Azul\’ ha superado las previsiones de los expertos, que no confiaban demasiado en su recuperación.

Los beneficios en el segundo trimestre del año, concluido el 30 de junio, alcanzaron los 56 millones de dólares, o tres centavos por acción. Estos datos contrastan con los 2.040 millones de beneficios, 1,15 dólares por título, conseguidos en el mismo periodo del año anterior,

Por su parte, los ingresos durante estos tres meses ascendieron a 19.700 millones, un 97,3% por debajo de lo obtenido en el mismo periodo de 2001 debido a cargos de 1.400 millones de dólares relacionados con amortizaciones y recorte de plantilla.

Si IBM descontara los cargos relativos a los costes asociados con la salida de la compañía de su división de discos duros, despidos y desinversiones, los beneficios por título habrían alcanzado los 84 centavos. Los analistas vaticinaron unos beneficios de 83 centavos por acción sobre unos ingresos de 19.400 millones de dólares.

La venta de software ha sido el negocio que mejor comportamiento ha demostrado en este segundo trimestre, aumentando los ingresos en este apartado un 8%. Los obtenidos a través de los servicios han caído un 1% respecto al mismo periodo del año anterior. El mayor descenso se ha producido en la venta de hardware, cuyos datos son un 16% inferiores a los del mismo trimestre de 2001.

Las previsiones de futuro puestas encima de la mesa por IBM son ahora mucho más optimistas de lo que se pensaba a principios de año. El recorte de gastos llevado a cabo por el \’Gigante Azul\’ ha comenzado a ofrecer sus primeros resultados, pero también ha desempeñado un papel fundamental la nueva estrategia de negocio puesta en marcha. El enfoque hacia todas aquellas áreas que ofrezcan una mayor rentabilidad, como venta de programas y servicios, es el nuevo objetivo del fabricante de ordenadores.

La situación ha variado tanto que ahora IBM considera que las previsiones de los analistas para todo el año, beneficios por acción de cuatro dólares, es no sólo correcto sino también posible.