IBS analiza los retos tecnológicos de la industria editorial

IBS, proveedor de soluciones de gestión empresarial, ha hecho públicas las conclusiones extraídas del análisis que ha realizado sobre la industria editorial en relación a las TI. Para IBS, los editores deben mejorar sus sistemas de software para satisfacer las nuevas demandas del sector, como los contenidos digitales, los e-books y la expansión del comercio electrónico. Hasta el momento, el mundo educativo y bibliográfico han sido los primeros en adaptar sus sistemas a los nuevos contenidos digitales.

IBS ha analizado cómo los editores están preparándose a nivel tecnológico ante la próxima eclosión del mercado de los contenidos digitales. Los editores están centrados en la mejora de sus sistemas de software para satisfacer las nuevas necesidades que conlleva el mercado de contenidos digitales. La facturación, la protección de los derechos de autor y los pagos de royalties son algunas de las cuestiones que más preocupan a los editores.

Los canales de comercialización de los libros también están transformándose. Si bien las librerías se mantienen como el canal principal de este mercado, los websites que cuentan con funcionalidades de comercio electrónico se vuelven esenciales para los editores que quieran aprovechar el potencial del mercado de los e-books.

Entre las principales ventajas de los contenidos digitales IBS destaca su gran capacidad de búsqueda y referencia cruzada, por lo que es el formato idóneo para diccionarios, trabajos de referencia o libros de texto. Además, son más económicos y ecológicos, ya que se reduce el consumo de papel y tinta. El uso de contenidos digitales en el mundo académico y educativo es una tendencia predominante y la mayoría de los contenidos se encuentran disponibles en formato XML.

Desde la perspectiva de la cadena de suministro, al ocupar poco espacio los e-books pueden ofertarse de forma indefinida, sin límites de fechas de descatalogado, lo cual permite a los autores seguir beneficiándose de sus derechos de manera indefinida y a los lectores disponer de títulos antiguos de sus escritores favoritos.

Actualmente, el principal factor que retrasa la entrada de los contenidos digitales en el mercado de consumo es la inexistencia de un formato de lectura líder y estándar. Los formatos ya conocidos -como PDF, Word o Microsoft LIT- se enfrentan a otros muy populares, como el formato Apabi, líder de mercado en China. Por otro lado, los dispositivos físicos de lectura de e-books están muy ligados al formato de los ficheros, si bien las PDAs y los smartphones son buenos vehículos para la visualización y lectura de e-books.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios