BAQUIA

Integradores de sistemas… Kaput

No estoy hablando de hoy. Miremos a 5 años vista. IBM está consiguiendo realizar su visión de la empresa \”bajo demanda\”. HP ha reaccionado y dispone de una gran oferta de outsourcing. Probablemente, las divisiones más aventajadas de las grandes integradoras de hoy, Accenture, KPMG, Cap Gemini, EDS, etc., ya tienen en el outsourcing su mejor área de crecimiento.

¿Qué hace hoy un integrador de sistemas? Cualquiera de las empresas mencionadas y otras muchas de menor alcance global, se dedican a \”hacer trajes a medida\” para sus clientes. Es decir, estudian sus necesidades, ven qué tecnología puede mejorar su posicionamiento empresarial (si el análisis está bien hecho y orientado al cliente) y la integran con los sistemas existentes. Es un trabajo de gran valor añadido que requiere gente muy especializada y que, hasta hoy, ha sido el foco principal de las carreras de Ingeniería y los estudios de postgrado. En pocas empresas existe más cerebro por metro cuadrado que en una empresa de integración de sistemas.

¿Qué pasará con los cerebros? Desde luego, el outsourcing necesita pocos

¿Cuál es su problema principal? Hoy, claramente, su coste. La integración es cara y obliga, con frecuencia, a ofertar macroproyectos donde se podía \”haber puesto un parche\” a una décima parte del coste. Las pequeñas, que viven con el parche, son su preocupación por abajo, mientras las soluciones \”llave en mano\” de las grandes presionan por arriba sus precios.

Si Larry Elisson, gran patrón de Oracle, primero habla de soluciones integradas y luego se casa con Dell, ¿cuál es el mensaje? ¿Van a configurar el tercero en discordia contra IBM y HP? ¿Está siendo esta la tendencia del sector? Grandes empresas de infinitos recursos al copo de las soluciones informáticas.

Si el sueño de Samuel J.Palmisano, CEO de IBM, de crear una verdadera utility de la gestión de la información se lleva a cabo: ¿quiénes tienen la sartén por el mango? ¿Los grandes fabricantes? ¿Los integradores?.

Parece que el panorama a 5 años, realmente, se mueve y bascula contra las grandes integradoras que permanezcan independientes, presionadas por un lado por los grupos de outsourcing que configuran fabricantes -que además compran una empresa de servicios, caso de IBM con PWC- y por el otro, por soluciones ASP que venden el servicio por uso.

¿Desaparecerán entonces? No lo creo, pero sí será necesario un gran proceso de cambio. Muchas quedarán integradas como el caso descrito de PWC en IBM. Otras, con éxito en el outsourcing, reconfigurarán sus organizaciones para depender menos de sus áreas de integración, que seguirán teniendo problemas de competencia con soluciones a la carta cuando empiece a haber servicios -de buena calidad- de todo tipo y a precios de -Dios nos libre- utilidad eléctrica.

¿Qué pasará con los cerebros? Desde luego, el outsourcing necesita pocos. Buenos, pero pocos. Al fin y al cabo esta modalidad prima el coste y la conveniencia sobre la flexibilidad y la innovación. La producción tiene que ser muy barata para poder competir.

A mi modo de ver, muy personal, las empresas de éxito serán moleculares

¿Quién dará puerto a los mejores titulados de cada país? Desde luego, los grandes grupos que sobrevivan serán un destino buscado. Su problema será que necesitarán menos generales y muchos más indios y, por cierto, ¿quién les hace la competencia a los hindúes en estos casos?

A mi modo de ver, muy personal, las empresas de éxito serán moleculares. Se formarán y separarán con el proyecto. Serán muy competitivas y no podrán acarrear ningún tipo de grasa en sus organizaciones. Muchos jóvenes inteligentes y preparados deberán convertirse en empresarios, o incluso en mini –one man– empresas que, muy especializadas, ofertarán sus servicios en la red y serán utilizados, por poco tiempo a muy buen precio, para luego integrar sus soluciones -a bajo precio- en una oferta global del servicio para todos y en pago por uso.

En España esto nos devuelve a un aspecto muy hablado. ¿Qué pasa con nuestras PYMES? En su mayoría son empresas de servicios, de bajo valor añadido y, en un entorno global, con dificultades para competir. La oportunidad del Gobierno y de las empresas grandes de hoy es acelerar la creación de empresas pequeñas -muy tecnológicas- capaces de prestar servicios muy especializados de gran valor añadido.

El futuro, también a mi modo de ver, estará dominado por grandes grupos mundiales y empresas pequeñas muy ágiles, implantadas en muchos países con pocos empleados y un gran conocimiento de lo que hagan.

Las grandes integradoras de sistemas con éxito, probablemente explosionen en el futuro en docenas de grupos especializados de empresas independientes que configuran una red global sin accionariado compartido.

En el otro extremo, los Grandes Grupos mundiales de Tecnologías de la Información serán las grandes utilidades del futuro y ofrecerán servicios 24 horas, 365 días al año, con garantías de fiabilidad del 99,9999%.

Internet es ya el soporte mundial del cambio.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios