Inteligencia competitiva a través de las comunidades virtuales y la Web 2.0

La inteligencia competitiva (IC) es una herramienta estratégica que permite y facilita a la organización una mayor comprensión del entorno de los negocios, mediante el aprendizaje continuo de las estrategias corporativas y de negocio de los competidores. Para la dirección estratégica y eficiente de una empresa, la inteligencia competitiva es vital. Este imperativo es aún mayor para aquellas empresas de elevada base tecnológica. Las empresas ya han interiorizado esta necesidad y ya comienzan a surgir las unidades de inteligencia competitiva (UIC) como parte del soporte del equipo directivo, pero también en distintas áreas de la organización. Se entra de esta manera en una era en la que no podrán tener cabida en el mercado empresas que no tengan una UIC desarrollada. Aún así, en España, la gran mayoría de organizaciones no disponen de un sistema formal de inteligencia competitiva. La implantación de IC en las organizaciones se encuentra todavía en estado embrionario y, en no pocas ocasiones, con un enfoque funcional poco dinámico y aceptado. Poco a poco los directivos españoles comienzan a conocer la utilidad de la IC y dejan de confundirlo con un proceso rutinario de toma de decisiones en condiciones de incertidumbre y reconsideran su viabilidad comprometiendo recursos y entendiendo la dificultad de su adaptación. La inteligencia competitiva no sustituye a las áreas de investigación de mercados, planificación estratégica, marketing, análisis financiero y seguridad, sino que refuerza y apoya sus requerimientos en la toma de decisiones de sus directivos clave. Por ello, la inteligencia competitiva es ya un ingrediente perfectamente legal y creciente en la formulación de una estrategia corporativa. IC y la Web 2.0 Con el uso de las TIC las personas han revolucionado el modo de interactuar, compartir ideas y relacionarse, acabando con las barreras del tiempo y del espacio. En este contexto aparecen las comunidades virtuales, caracterizadas por la gran variedad de sus contenidos, su crecimiento exponencial, su generación directa por los usuarios, su espontaneidad, su dispersión, su diversa calidad y su carácter efímero. En las comunidades virtuales existe una asociación dinámica constante entre personas, contenidos y comunicación. Las comunidades virtuales a través de la Web 2.0 pueden ofrecer información fiable, actual y relevante sobre clientes o usuarios reales o potenciales y sobre productos o servicios de la empresa o la competencia. La empresa puede usar esta información en diversas actividades internas tales como: a) la innovación y mejora de sus productos y procesos, b) diseño de campañas publicitarias, c) gestión de recursos humanos, d) potenciación de valores e imagen de marca y e) el desarrollo de ventaja competitiva, entre otras. En esta nota haremos énfasis en tres tipos de aplicación de las comunidades virtuales para fines de inteligencia competitiva; éstos son: A la hora de generar inteligencia competitiva mediante la explotación de las comunidades virtuales se requiere de un método de gestión de la información adaptado a este tipo de fuentes. Para comenzar, el proceso más lógico es tomar como referencia un método consolidado implementando las adaptaciones necesarias. Se habla, en este caso, del ciclo de inteligencia adaptado a las dinámicas y características de las comunidades virtuales y que está constituido de las siguientes fases: Para lograr este proceso es necesario disponer de personal capacitado y sobre todo versátil que pueda actuar en las comunidades virtuales, bien sea mediante la participación activa en las mismas, o bien buscando y analizando informaciones que le permitan cumplir dinámicamente con cada fase del ciclo. Las metodologías y herramientas pueden tener variaciones respecto al ciclo aquí presentado, pues existen múltiples herramientas de gestión de información adaptadas en ambiente cloud o mediante software de business intelligence. La clave en la explotación eficiente de las comunidades virtuales para generar inteligencia competitiva está en disponer de una UIC que sirva de soporte no solo al staff del CEO (a nivel estratégico), sino también al resto de los departamentos de la empresa, acorde con sus procesos y productos, pero sobre todo, con su tamaño, visión, misión y objetivos.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios