BAQUIA

Internet contra la gaticida

Hace una par de semanas vimos el insólito vídeo: una señora de mediana edad pasea por una calle de Conventry (Reino Unido) y se detiene a hacer unas carantoñas a un gato. De repente, su actitud cambia de cariñosa a malvada: abre la tapa de un cubo de basura y arroja dentro al minino, que se pasó 15 horas encerrado hasta que su dueño lo liberó.

Mary Bale, la empleada de banco de 45 años protagonista de la escena, no era consciente de dos cosas. Primera, que el dueño de Lola (la víctima felina) había instalado un sistema de cámaras de seguridad en la casa; y segunda, que lo que ella creía que sería una acción que pasaría desapercibida, se iba a convertir en un fenómeno mediático, gracias a la Red.

Lo primero que hicieron los dueños de Lola una vez que rescataron al animal y revisaron las grabaciones de seguridad fue colgar el vídeo en YouTube, donde ya supera el millón de visitas. Después, recurrieron a la ayuda de la comunidad 4chan para identificar a la gaticida.

Los miembros de esta red social especializada en la difusión de memes sólo tardaron unas horas en identificar a Bale, de la que no sólo hicieron público su nombre y su edad, sino también su dirección (resultó vivir a poca distancia de donde atacó al gato), su número de teléfono, su lugar de trabajo y su perfil de Facebook.

Facebook se convirtió entonces en nuevo campo de batalla contra la mujer. Se creó el grupo “Muerte a Mary Bale”, que después fue suprimido por los administradores. Sin embargo sigue activo el grupo “Odio a Mary Bale”, con casi 10.000 miembros.

Y es que las declaraciones posteriores de Bale ayudaron precisamente a aumentar su popularidad en un país donde se tiene gran cariño a los animales domésticos. “No entiendo tanto revuelo, es sólo un gato” o “Fue una broma, no pensé que quedaría atrapado, creí que escaparía”. La mujer ha tenido que recibir protección policial, y podría incluso ser denunciada por maltrato de animales.

Pero no todo son ataques, también se suceden las parodias y burlas, con versiones del vídeo en YouTube, el juego Whack-Cat-Woman o la (falsa) cuenta de Twitter CatBinLady, con casi 25.000 seguidores.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios