BAQUIA

Internet no es para Europa

Que EEUU tiene un panorama mucho más alentador que el que ofrece Europa en materia de Internet nadie con dos dedos de frente lo puede poner en duda. ¿Los motivos de esta situación? Pues por ejemplo, que si un emprendedor inicia un negocio en EEUU y se estrella, lo volverá a intentar. Una vez, dos, las que hagan falta (salvo los casos de pronto desánimo).

El clima le ayuda, es propicio; en la meca del liberalismo, una caída no es el final, sino el comienzo: un aprendizaje, algo que enseña a no repetir errores. Europa, más burocratizada, legalista y rígida, no suele dar segundas oportunidades. El que falla pierde, arrastrará el sambenito de fracasado quizás de por vida y, lo que es mejor, podremos reírnos de él con la conciencia tranquila. Razones tenemos, pensaremos.

Claro que esta diferencia entre el nuevo y el viejo mundo se paga. Cara. Aclarado el panorama de la Red, explotada la ínclita burbuja, EEUU amanece como el gran dominador del universo digital.

Google, la empresa de Internet más paradigmática, empezó a cotizar en bolsa el pasado 19 de agosto. Hoy vale la friolera de un 120% más. Su capitalización asciende ya a 51.481 millones de dólares; Yahoo tiene 44.365 millones, eBay -la reina madre– 57.611…

Son cifras que sus homólogas europeas no conocen ni en sus mejores sueños; empresas que han aprendido de los errores del pasado y que se aprestaron a consolidar sus negocios con los pies bien clavados en tierra, entendiendo sobre todo que la mejor fórmula para triunfar en la Red pasa por crear modelos híbridos entre el mundo real y el virtual.

Al pie del cañón

El presidente y fundador de Amazon, Jeff Bezos, decía hace cuatro años que se dedicaba a envolver regalos en Navidad porque la empresa carecía de la logística necesaria para arrostrar las ventas. Por entonces, Amazon coqueteaba con la suspensión de pagos y se pagaba en el entorno de los 10 dólares, tras haber superado los 100. Hoy, el mercado le sonríe, como a Yahoo y otras compañías que, sin hacer mucho ruido, celebran nada menos que su décimo cumpleaños.

Hablemos, sí, de Yahoo, ese verdadero portal multiusos capaz de satisfacer prácticamente cualquier necesidad de los usuarios. Algo, en definitiva, bastante lejos de la idea original de David Filo y Jerry Yang, que crearon la empresa para realizar un seguimiento de sus intereses personales en la Red. Estos emprendedores demostraron cómo una pequeña idea puede crecer hasta convertirse en un grandísimo negocio.

El contraste con Europa es bastante evidente. Telefónica engulle Terra para no seguir disparando al pie de su filial (competían en oferta de ADSL, el principal manantial de beneficios en la Red), ya de por sí bastante maltrecha tras haber tenido que soportar a unos gestores no muy brillantes.

Wanadoo da la sensación de que se recupera paulatinamente, pero en 2004 France Telecom la sacó del parqué. T-Online dejó los números rojos el año pasado, y ahora se le plantea un caso similar al de Terra. Lycos Europe, Tiscali… en definitiva, trayectorias nada brillantes.

En el parqué

Fijémonos en los recorridos bursátiles de estas compañías. Terra empezó a cotizar el 17 de noviembre de 1999 en medio de incesantes elogios a la que se esperaba que se convirtiera en la columna vertebral de Grupo Telefónica. Se revalorizó más de un 1.000% en un trimestre, pero explotó casi simultáneamente al estallido de la burbuja del Nasdaq.

Con Tiscali ha sucedido más de lo mismo. Hace cinco años llegó a cotizar a 120 euros; hoy cada acción suele estar a menos de 3 euros. En cuanto a Lycos Europe, que salió a bolsa en febrero de 2001, ha mostrado una trayectoria en constante descenso.

Sólo T-Online, la filial de Internet de Deutsche Telekom, aporta algún rayo de luz para el futuro de la Red en Europa, después de que el año pasado abandonara los números rojos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios