BAQUIA

Internet o la potencia del medio

Cada vez quedan menos personas que no hayan oído hablar, al menos alguna vez, de Internet. Y son muchos los que aún critican este nuevo medio de relación entre las personas porque consideran que fomenta la segmentación de la información, que puede constituir una amenaza para la democracia y los hay que hasta llegan a calificar la innovación que propone la Red de \’preocupante\’. Es lógico suponer que hasta que la Red sea mayor de edad o hasta que gran parte de la población no deje de serntirla como algo ajeno, habrá que seguir desmontando las ideas poco meditadas que aperecen cada día.

Pero realmente lo que parece aportar una visión parcial, es intentar cargar las tintas contra un medio que se consolida como herramienta de libertad de expresión para nuevas voces o medios independientes que surgen de la Sociedad Civil y que encuentran en la Red un camino para expresar sus ideas.

Una noticia aparecía como despistada al final de uno de los más importantes diarios de España. Página par, final del periódico, breve y firmada por agencias… Escueta noticia de gran trascendencia: \”El Banco Mundial cancela su reunión de Barcelona para evitar las protestas\”, rezaba el titular. La conferencia ha fracasado y la protesta popular, coordinada principalmente a través de Internet, ha contribuido al fracaso. Los antecedentes de Seattle, Praga, Okinawa, Biarritz, Niza, etc., han ayudado a pesar de que \’la manifestación en la calle\’ está reconocida por las constituciones de los países democráticos y suele ser tomada como una forma de conciencia crítica de lo que conviene hacer.

Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique, al analizar las protestas contra las principales instituciones mundiales concluye: \”Es un fenómeno nuevo. Las víctimas de la mundialización se han puesto en marcha. Hoy día, la única perspectiva de reunir la cumbre de la OMC, por ejemplo, es en un pequeño emirato del Golfo, Qatar, que se puede aislar bajo un régimen autoritario. Pero la OMC no quiere reunirse en un lugar donde no hay libertad y las mujeres no tienen derecho de voto, pues esto no favorecería su imagen. Pero es en el único lugar del mundo donde se pueden reunir, pues otros países no quieren albergar sus encuentros\”.

Pero no sólo la eficacia de la protesta ha quedado demostrada con este ejemplo. Una de las principales consecuencias es que se ha constatado plenamente la potencia del medio, de ese nuevo medio que es la Red, para ampliar la mirada hacia de distintas opiniones sobre hechos mundialmente relevantes. Y prueba irrefutable de que Internet permite esa pluralidad, y de que lejos de limitar la democracia, la favorece, puede ser la paradoja que se produce cuando los propios censurados eligen a su vez la Red como punto de encuentro: Al cancelarse la conferencia presencial del Banco Mundial, los responsables han decidido celebrarla por videoconferencia. ¿Bastará esto para aceptar Internet como animal democrático o habrá que llevarse el Scatergories? Cuestión de tiempo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios