BAQUIA

Internet para letraheridos I (Literatura en castellano)

\”Tener una página web en la Red no es lo mismo que tener una calle en tu pueblo, pero también por la página web, como por la calle de tu pueblo, se pasea la gente y comenta la calidad del empedrado, la belleza de las fachadas, la originalidad del mobiliario urbano (…)\”. Juan José Millás en su página oficial

Este pueblo está lleno de nombres de calles que no son lo mismo que tener una calle en tu pueblo, pero que ofrecen al paseante un rico panorama de adoquines y fachadas:

Los grandes poetas —que nunca supieron que escribían en formato web— son carne de homenaje, a veces con mejor intención que resultado: Pablo Neruda disfruta de una espléndida glorieta a pocos metros del Clubliteratura de Fnac dedicado a José Ángel Valente, donde, para su sorpresa, el devoto descubre un espacio comercial más que digno para albergar la memoria del poeta. Aunque quizás Valente hubiera preferido el silencio de las salas del Centro Virtual Cervantes donde conviven José Hierro y Alberti con Garcilaso. O el de su vecina Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, guardiana de las buenas obras de Oliverio Girondo, Angel González o los cubanos Nicolás Guillén y Dulce María Loynaz. Si buscan a Alfonsina, no hagan caso de la canción y se hundan en el mar: Alfonsina Storni también descansa en esa biblioteca.

El paseante sabe que los poetas no solo dan su nombre a grandes plazas o descansan en estantes; los muros se llenan de espontáneas pintadas con versos y biografías de poeta. Así, solo con caminar y mirar, leemos a Vallejo, Miguel Hernández, Bécquer o Benedetti, entre otros muchos.

Un recorrido entre kioscos nos descubre un catálogo de publicaciones literarias de enorme calidad y exquisito gusto, como son la bimestral Babal, que mezcla en sus páginas literatura, música, imagen y sabiduría con una precisión y profundidad apabullantes; o Contratiempo, publicación de poesía visual y sonora con un admirable sentido del riesgo lírico, algo que comparte con la argentina Los amigos de lo ajeno, magnífica versión electrónica de una de las mejores revistas de poesía latinoamericanas.

Satiria, es otro formidable ejemplo de la buena utilización del espacio virtual para la crítica y la pasión literaria a fuerza de excelentes reportajes y reseñas.

Nuestra última mirada en este kiosco se dirige a dos veteranas publicaciones con \”urls\” que son auténticas declaraciones de principios y fines: Poesía.com, que celebra quinto aniversario, y Literatura.org, hogar de lujo para literatos americanos del sur, donde Borges y Bioy continúan su amistad de años y conviven como vecinos en el menú desplegable de autores.

Antes de salir, quiero saber las posibilidades de los autores inéditos para ocupar un sitio en esta geografía, y empiezo por echar un vistazo rápido a Noveles.com donde el autor paga por publicar (eso sí, con descuentos y ofertas especiales por volumen). Suerte que hay otras editoriales electrónicas que ofrecen la posibilidad de publicar de manera gratuita, como son Virtualibro, El Aleph o Anceo.com donde, tras revisar la obra, se encargan de publicarla online, promocionarla e incluso de tratar de vender sus derechos para el cine.

\”Poeta, no regales tu libro: destrúyelo tú mismo.\”
Lo demás es silencio, de Augusto Monterroso


Roberto Enríquez es director de producto de Kelkoo España


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios