BAQUIA

Internet/turismo, matrimonio feliz

La Red ha revolucionado todos los sectores, pero unos más que otros. La industria turística ha sido una de las más beneficiadas por el advenimiento masivo de Internet; millones de internautas consultan online, antes de viajar, las superofertas de precios. Y es que la comodidad de reservar desde el PC es una ventaja que muchos usuarios ya no cambiarían por nada.

Es además un mercado amplio, que da cancha a numerosos jugadores: agencias, compañías aéreas, centrales de reserva y cadenas hoteleras se reparten una jugosa tarta, y los clientes tienen prestaciones cada vez más amplias y variadas.

Hablamos en definitiva de una suerte de gran restaurante digital, donde el cliente elige el menú a partir de la carta. Nuestro destino preferido, el medio de transporte, el hotel, la duración del período vacacional… Todo se puede reservar desde las incontables webs del sector, con el añadido del importante ahorro que se deriva de operar en la Red, porque muchas empresas colocan en Internet billetes de bajo coste. Son los llamados asientos libres de última hora.

Pero si en algo ha ayudado más la tecnología a los sitios turísticos es a la hora de permitir la realización de reservas en tiempo real. De este modo pueden competir a brazo partido con las agencias turísticas físicas, pese a un problema que subsiste y que es común a todas las industrias en la Red: todavía tenemos bastante miedo a usar nuestras tarjetas de crédito en Internet.

Además, la utilización de los nuevos canales digitales ha hecho que guardemos el teléfono en el baúl de los recuerdos… Salvo en los casos en los que el 902 de turno no funciona; es entonces cuando la ventaja competitiva adquirida con respecto al rígido sistema de cupos preasignados se esfuma como por arte de magia, porque entonces los clientes prefieren acudir a las oficinas del mundo real. Más.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios