BAQUIA

Introducción a Linux

En esta serie de artículos pretendo dar pequeñas muestras del sistema operativo Linux, enfocadas a aquellos usuarios que no lo conocen en profundidad o que sólo han oído hablar de él y no saben de qué se trata. Es precisamente porque son artículos enfocados a personas que lo desconocen que carecerán de profundidad técnica. Más bien, estos textos tratarán de mostrar Linux en el momento actual, como un sistema operativo efectivo, eficiente, seguro y gratuito en muchas de sus formas, y accesible para cualquiera. Algunos de los temas que vamos a ver en este y futuros artículos incluyen:

  1. ¿Por qué Linux?
  2. Los diferentes “sabores” de Linux, o cómo elegir la distro mas conveniente.
  3. Instalación y sus métodos más comunes.
  4. Ya está instalado… ¿Y ahora qué? Conceptos básicos de uso.
  5. Aplicaciones básicas (y otras que no lo son tanto).
  6. Las redes sociales en Linux.
  7. Multimedia en Linux.

La pregunta básica Obviamente, antes de contestar a todas esas preguntas, hay una básica: ¿Qué es Linux y para qué sirve? En mi opinión, basta con decir que es un sistema operativo (o el software que gestiona los recursos de una computadora) publicado y desarrollado de forma abierta, en un entorno colaborativo del que participan desde grandes multinacionales hasta particulares. En otras palabras, aún más sencillas, Linux es una alternativa a sistemas operativos propietarios como Windows o Macintosh, pudiendo cumplir tareas similares, pero sin coste alguno. Por supuesto, ésta es una definición muy simple, ya que no quiero perderme en detalles, pero tampoco desmotivar a aquellos curiosos que quieran saber más al respecto. Por ello, recomiendo a los interesados que se “empapen” de los conceptos básicos, que pueden encontrarse en multitud de páginas e idiomas. Un buen comienzo es la página principal del propio proyecto Linux, donde puede encontrarse (en inglés, eso sí) todo tipo de información. Dicho esto, cualquier consulta en su buscador favorito le proveerá seguro de más información de la que necesita sobre Linux. Volviendo a la definición anterior, Linux permite gestionar una computadora de forma gratuita para el usuario. Su carácter abierto implica que sus fundamentos, su código, sus “tripas”, están publicados y a la vista de cualquiera que desee verlos, con lo que no hay “trampa ni cartón”. Esto es importante porque garantiza la integridad y libertad del usuario final, y éste puede estar tranquilo a sabiendas de que no hay una parte “oculta” en su computadora que almacena sus datos privados y puede hacer mal uso de ellos. ¿Quién está detrás de todo esto? Como ya hemos dicho, Linux se desarrolla y crece en un entorno colaborativo. En el corazón de ese entorno reside una comunidad integrada por todo tipo de miembros, particulares y empresas, que trabajan sin descanso por hacer el sistema operativo más accesible, robusto, seguro y potente. El concepto de comunidad es muy importante a la hora de tratar de entender qué es Linux, ya que en oposición al software propietario, aquel en el que una sola compañía genera, publica y soporta el mismo, en este caso es la propia comunidad la que se encarga de hacerlo. Así, cualquier persona puede identificar una necesidad y desarrollar una aplicación que se encargue de solucionarla. El resultado de ese proceso es que el entorno Linux dispone de una inmensa cantidad de posibilidades al alcance del usuario, que puede configurar hasta el más mínimo detalle a su antojo. De igual manera, la comunidad Linux ha desarrollado una gran cantidad de aplicaciones que cubren prácticamente la totalidad de las necesidades de cualquier usuario, ya sea particular o empresa, y una vez más, de forma gratuita. En resumen, y de una forma muy simple, Linux es una alternativa gratuita a sistemas operativos propietarios, capaz de cubrir las mismas necesidades e incluso más, con una multitud de aplicaciones gratuitas disponibles. Además, Linux cuenta con unos fundamentos de fiabilidad, seguridad, privacidad y rendimiento que le hacen igualar e incluso superar a sus “primos” de pago. Se dice que una imagen vale más que mil palabras, así que voy a incluir unas cuantas vistas de mi escritorio Linux, para que aquellos que nunca lo han visto puedan hacerlo por primera vez. Es importante resaltar el concepto que comentaba anteriormente acerca de la posibilidades de configuración, por lo que estas muestras de escritorio no son las de un escritorio “tipo” como se entendería en Macintosh o Windows, si no que son una muestra de cómo yo quiero ver mi escritorio Linux… Y lo mejor es que cualquier usuario puede configurarlo a su antojo muy fácilmente.

Saludos y hasta la próxima entrega, en la que hablaremos con más detalle sobre las ventajas de Linux.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios