BAQUIA

Italia planea autorizaciones oficiales para subir vídeos online

Resulta que los problemas de censura y control de contenidos en Internet no están limitados a países de regímenes autoritarios, sino que también surgen en democracias supuestamente consolidadas.

El gobierno de Berlusconi aprobó el pasado 17 de diciembre un anteproyecto de ley que establece la obligación de obtener una autorización del Ministerio de Comunicaciones para los usuarios que desean subir un vídeo a la Red.

Dicho ministerio controlaría diariamente todos los vídeos que se suben a Internet, incluidos a través de IPTV y plataformas móviles, un procedimiento similar al que deben someterse las cadenas de televisión. Concretamente, el artículo 4 establece que la difusión a través de Internet de “imágenes en movimiento, estén o no acompañas de sonido”, requerirán de autorización ministerial.

La ley también permitiría que el regulador ordenara a los ISPs locales retirar el contenido considerado como inapropiado por infringir derechos de autor, o bien enfrentarse a la amenaza de multas de hasta 150.000 euros.

La normativa se ha introducido aprovechado una directiva de la UE que regula el

product placement en programas de televisión. El próximo día 27 el parlamento italiano votará la aprobación del texto, que pasará a convertirse en ley a no ser que los partidos de la oposición san capaces de frenarla por vía judicial.

Lógicamente, en Italia se han desarrollado varios movimientos de protesta, encabezados por la asociación en defensa de la libertad de expresión Articolo 21, que argumenta que la ley pretende acallar a los bloggers imponiéndoles las mismas obligaciones y responsabilidades que a otros medios de comunicación.

Tampoco faltan las interpretaciones político-mediático-circenses a las que el gobierno de Berlusconi parece habernos acostumbrado con sus arbitrarias decisiones. Hay que tener en cuenta que Berlusconi es dueño de Mediaset, todo un imperio mediático privado, desde controla igualmente parte de la televisión pública.

Según algunos analistas políticos italianos, Mediaset tiene intención de entrar en el negocio de la IPTV, y de ahí su idea de eliminar posibles competidores futuros, utilizando una estrategia basada en atar las manos de la competencia antes de darle la opción de ponerse en marcha.

Tampoco hay que olvidar los pleitos de Mediaset con Google, a la que reclamó 500 millones de euros por violación de derechos de autor. El pasado diciembre, un juez de Roma ordenó a Google retirar todos los clips del programa “Gran Hermano”, producido por Mediaset, del canal de vídeos.

En cualquier caso, Italia podría convertirse en un par de semanas en el único país occidental donde sea necesaria una autorización del gobierno para subir un vídeo a Internet. Puede que países como Irán, Corea del Norte o China aplaudan la medida…


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios