BAQUIA

Japón, ese extraño país

Japón es, junto con Corea del Sur, el país más avanzado tecnológicamente del mundo. Leyendo este reportaje de El País Semanal, uno se pregunta: ¿a qué precio? Trabajar doce horas al día, recorrer distancias de 80 kilómetros entre el trabajo y la vivienda, seguir una marcial disciplina laboral que se extiende más allá de los horarios de oficina… En Japón es tan habitual convivir con robots como dormir en una claustrofóbica habitación-cápsula, donde se apura al máximo tanto el preciado tiempo de los hombres de negocio nipones como el valor del metro cuadrado (o cúbico) de la congestionada Tokyo.
¿Compensa pagar ese precio a cambio de vivir en un país vanguardista? Teniendo en cuenta que Japón es uno de los países con el índice de suicidios más elevado del mundo, la duda no es baladí. Y curiosamente, la tasa de suicidas está directamente relacionada con las fluctuaciones económicas en la última década, afectadas por la recesión y la crisis del modelo de bienestar. Con dificultades para reciclarse en los nuevos empleos, excluidos del sistema laboral, lo que en Japón equivale a la categoría de paria social, muchos desempleados prefieren quitarse de en medio y dejar que sus familiares cobren la póliza de su seguro de vida antes que sufrir la deshonra y humillación de no formar parte de la familia corporativa. Curioso país.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios