El teatro japonés recibe a su primera actriz robótica

Olvídense de Cortocircuito, de las marionetas de Jim Henson o de la emblemática María de Metrópolis. El robot actor definitivo ha llegado a la profesión, y tiene un aspecto de lo más humano. Geminoid F, como se llama la intérprete, viene -como no podía ser de otra manera- de Japón. Hace poco, la tierra del sol naciente nos mostraba a la primera robot cantante, coreografía incluida, y ahora llega el momento del teatro.

Geminoid F es un androide con aspecto de jovencita japonesa que puede hacer gestos sencillos, como sonreír o fruncir el ceño. Su presentación en sociedad ha sido en la obra Sayonara, representada en un teatro de Osaka.

Aunque bastante lograda, la actriz-robot no lograría pasar por humana, de modo que interpreta un papel hecho a medida:  un androide contratado para cuidar de una joven enferma a la que sus padres abandonan con el robot, que le lee poesía y le habla.

Diseñada para parecerse a una modelo de herencia rusa y japonesa, sus movimientos (logrados con 12 motores) y su voz se han tomado prestados de una actriz que no se levanta del taburete en toda la obra, pero sí reacciona e incluso parece respirar.

Las reacciones a la nueva artista son variadas. Al público japonés le ha encantado (habría que ver si los espectadores occidentales se lo tomarían igual), y su director se muestra entusiasmado con la posibilidad de control que el ofrece el sistema, asegurando que ha nacido un nuevo tipo de actor. Por el contrario, la actriz humana con la que Geminoid F comparte cartel dice sentir cierta distancia en el escenario cuando actúan juntas.

 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios