BAQUIA

Japón recupera el liderato en las supercomputadoras

Desde hace algunos años, Japón y Estados Unidos compiten por el liderato en el terreno de las supercomputadoras. Este título lo ha ostentado en los dos últimos años la BlueGene/L de IBM, pero parece que las tornas vuelven a cambiar, y Japón va a recuperar la posición que ya ocupara a principios de la década.

La nueva bestia de la computación, ubicada en el Instituto Riken de Yokohama, ha sido bautizada como MDGrape-3. Para que se hagan una idea, es tres veces más rápida que BlueGene/L. Su capacidad de cálculo asciende la mareante cantidad de un Petaflop por segundo. Se trata de la primera máquina que alcanza esta frontera, después de cuatro años de trabajo y 9 millones de dólares invertidos en su desarrollo.

El coste es aparentemente muy bajo, pero se explica porque incluye menos procesadores y circuitos que otros, y porque empresas como Hitachi, Intel y NEC han contribuido aportando el hardware. Se calcula que el coste del Gigaflop (mil millones de operaciones por segundo) se sitúa en 15 dólares, muy por debajo de los 140 de BlueGene/L, y a años luz del millón de dólares de los primeros supercomputadores, allá por los primeros años 1990’s.

Lo cierto es que MDGrape-3 no ha sido reconocida todavía la computadora más potente del mundo porque no estuvo preparada a tiempo para ser incluida en la relación oficial que elabora Top 500 Supercomputers, pero lo más probable es que encabece la lista en su próxima edición, que se publicará en el mes de noviembre.

Aunque los Estados Unidos pierdan el primer puesto, su dominio en este campo sigue siendo apabullante, pues acaparan 298 de las 500 máquinas más potentes del planeta, muy por delante de países como Gran Bretaña (35), Japón (29), China (28) o Alemania (18). La española MareNostrum, por cierto, aparece en el puesto 11, aunque tristemente es el único representante de nuestro país en toda la lista.

Naturalmente, surge la pregunta: ¿para qué sirven estos ingenios? Los científicos utilizan su portentosa capacidad de cálculo para diferentes usos, como el desarrollo de nuevas armas, el diseño de productos, la investigación atómica o la creación de modelos de predicción meteorológica. Concretaqmente, MDGrape-3 será empleado para analizar proteínas que pueden llevar al desarrollo de nuevos fármacos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios