BAQUIA

Journalism Online: de vuelta al cobro por contenidos

Los medios online tienen ante sí el desafío de buscar nuevas formas de llegar al usuario, acuciados por la dura competencia y la situación financiera actual. Pero resulta curioso que un nuevo proyecto periodístico haya recurrido a una vieja fórmula que parecía del todo desterrada: cobrar por el acceso a los contenidos.

Es el caso de Journalism Online, un proyecto que se acaba de presentar en los Estados Unidos con el objetivo de facilitar a periódicos, revistas y creadores de contenido en general la generación de ingresos a partir de la distribución digital de dicho contenido. La intención es que empiece a funcionar a partir del próximo otoño.

¿Cómo pretenden hacerlo? La idea es ofrecer cuatro formas diferentes de rentabilizar el contenido:

  1. Crear una web donde el usuario accederá a una cuenta desde la que podrá comprar suscripciones mensuales o anuales, pases de un día o artículos sueltos de diferentes publicaciones. El sistema estará integrado en la web de los diferentes medios, y serán éstos los que decidan qué contenidos hacen de pago, cuánto y cómo cobrarán por ellos.
  2. Un pase anual o mensual que dé acceso a todo el contenido, que se ofrecerá a todos aquellos usuarios interesados en pagar una única tarifa.
  3. Journalism Online negociará licencias de uso y royalties con intermediarios como buscadores o agregadores de noticias, que basan su modelo de negocio en recopilar y enlazar a contenido original de otras fuentes. De esta forma pretenden compensar el esfuerzo de los creadores de contenido.
  4. Por último, la compañía ofrecerá informes a los medios asociados en los que analizarán las mejores estrategias para maximizar el tráfico y la generación de ingresos.

El proyecto es obra de tres veteranos periodistas: Gordon Crovitz, antiguo editor de The Wall Street Journal; Steven Brill y Leo Hindery, que proviene de la industria de la televisión por cable. Aunque su idea de cobrar por el acceso a contenidos sea algo que muchos han desterrado ya, parecen estar convencidos del éxito de su proyecto.

Así, según Steven Brill, “Todos hemos oído decir que el contenido en Internet debe ser gratuito porque otro contenido con menos valor también es gratis. Pero creemos que los americanos saben que la publicidad no puede mantener el periodismo de calidad, y lo cierto es que nunca lo ha hecho.”

Otra declaración de intenciones: “Lo irónico es que utilizando Internet, los editores de prensa y revista han mejorado enormemente la calidad y profundidad de su trabajo, con actualizaciones online, vídeos, blogs, análisis de datos y coberturas especiales. El problema es que, con raras excepciones, no se les paga nada por ello.”

Y la última: “Estamos convencidos de que los lectores, que han estado pagando miles de millones de dólares por la prensa impresa, continuarán apoyando a los periodistas pagando una modesta y justa cantidad por un trabajo original, independiente y profesional. Se dan cuenta –como nosotros- que el periodismo de calidad es un componente vital en una democracia y un mercado libre”.

El grupo tiene incluso una propuesta para aplicarla al New York Times, que pese a sus 20 millones de visitantes únicos al mes atraviesa serias dificultades económicas. Consiguiendo de media un dólar por cada lector al mes, ingresaría 240 millones de dólares anuales, equivalente a dos tercios de los ingresos publicitarios para todas sus propiedades online. ¿Cómo hacerlo?:

  • Mostrando gratis el titular y el primer párrafo de cada artículo o noticia.
  • Insertando micropagos de 10 centavos de dólar para leer un artículo, o de 40 centavos para un pase diario.
  • O bien un bono mensual de 7.5 dólares…
  • O bien un pase anual de 55 dólares.
  • Cobrando 5 centavos para reenviar un artículo, excepto si el receptor ya es suscriptor.

Ahora les toca a los usuarios: ¿estarán dispuestos a pagar por algo que se han acostumbrado a disfrutar gratis?


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios