BAQUIA

Juzgar a la velocidad del rayo

¿Cuántas cosas pueden hacerse en un segundo? Pocas, ¿verdad? Tal vez ninguna. Se equivoca: un segundo es tiempo suficiente para juzgar 20 páginas web, a razón de una por cada cincuenta milisegundos (la vigésima parte de un segundo). Eso al menos es lo que afirma un estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Carleton, en Ottawa (Canadá), que sostiene que tan imperceptible lapso temporal es suficiente para que el visitante de una web se haga una idea (favorable o contraria) sobre la misma. La opinión se forma casi a la misma velocidad a la que la información llega al cerebro, es decir, en menos de lo que dura un parpadeo. Esto convierte el primer contacto en crucial, pues generalmente condiciona el juicio que luego, una vez pasado el flash inicial, el internauta tendrá de la web.

En esta teoría subyace un principio que los investigadores denominan “sesgo cognitivo”, y que vulgarmente podríamos interpretar como “no dar el brazo a torcer”. Seguro que muchas veces ha realizado una consulta en un motor de búsqueda para, al pinchar en el primer resultado,observar la web durante unos segundos, y si no le satisface, volver atrás para examinar otro enlace. Explica Gitte Lindgaard, responsable del estudio, que a todo el mundo le agrada tener razón, y por eso nos quedamos con las webs que nos han generado una primera impresión positiva para “probarnos” a nosotros mismos que nuestra elección inicial fue acertada. Esto, que los expertos en usabilidad web podrán traducir en términos de fidelidad, diseño atractivo, más o menos visitas, etc., sucede en muchos otros campos de la vida, y más preocupante es, por ejemplo, cuando un médico se empecina en mantener su primer diagnóstico sobre un paciente, aunque luego la evidencia demuestre que es erróneo. Así que ya saben: no es bueno precipitarse en las conclusiones. Más.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios