BAQUIA

Kazaa entra en coma

Puede ser el primer síntoma que le lleve de cabeza a la muerte. El portal holandés de intercambio de ficheros musicales Kazaa ya no puede descargarse de la Red. Esta decisión no impide que los usuarios que ya lo tienen en el escritorio sigan utilizándolo para bajarse canciones o que puedan echar mano de los múltiples clones de Napster que pululan por la Red.

La compañía ha asegurado que la suspensión de las descargas de su programa se ha llevado a cabo de forma voluntaria, aunque mucho ha tenido que ver la orden judicial de una corte holandesa que investiga la legalidad del software. La decisión final sobre el futuro del programa, al que se le acusa de infringir los derechos de autor, tendrá lugar el próximo 31 de enero.

El pasado noviembre el tribunal dictaminó que Kazaa debería cancelar sus operaciones o, en su defecto, pagar una multa diaria de 40.000 dólares. Esta decisión puso contra las cuerdas al programa desarrollado por la misma compañía que posee la red FastTrack, cuyo uso se ha incrementado de forma espectacular en apenas unos meses. Estudios no oficiales aseguran que sólo de este programa se han realizado más de 27 millones de descargas en ocho meses.

La Industria discográfica señaló a Kazaa casi desde su nacimiento como un rival a batir. Con una apariencia muy similar al antiguo Napster, permite el intercambio de ficheros de mp3, además de fotografías y vídeos.