BAQUIA

La

La \”software-dependencia\” está muy enraizada en nuestras formas de acceder a las tecnologías y el propio desconocimiento de los usuarios -que ignora la existencia del resto de alternativas- hace que se multiplique como una epidemia. Sus síntomas son muy claros y definidos: primero se instala en tu vida cotidiana sin darte cuenta, después, poco a poco, te hace desconocer y obviar otro tipo de alternativas, para luego obligarte cada cierto periodo de tiempo a volver a gastarte más dinero para utilizar un determinado tipo de sotware. Una vez que sucede esto, resulta complicado sanar de esta dolencia. Pero tranquilo: no es un mal incurable, se puede salir de él.

En defensa del software libre

Respecto a ciertas acusaciones y aseveraciones erróneamente formuladas sobre el software libre por parte de algunas empresas, las compañías, los profesionales y los usuarios que utilizan sistemas de código abierto nos creemos en el deber de desmitificar y corregir el desconocimiento de ciertas entidades, aclarando algunos puntos que se han comentado:

Descartemos el tópico de asociar el concepto \”gratis\” con el software libre

1. Los profesionales del software libre no son sólo \”voluntarios sin sueldo\” que trabajan por una causa común. Si bien es cierto, que existen muchos desarrolladores excepcionales que prestan su amplitud de conocimientos de forma altruista y no por ello desmerecen en su investigación, hay otros miles de expertos en Open Source que trabajan para grandes empresas como IBM, HP, Silicon Graphics, Nec, etc… y son muy apreciados como expertos en desarrollo de software, percibiendo todos ellos retribuciones muy interesantes.

Valga como ejemplo el siguiente: el paquete ofimático Open Office fue desarrollado por multitud de ingenieros y la empresa Sun lo ha liberado. En todo caso, el mundo del software libre sí está respaldado por una extensa comunidad de desarrolladores, que día a día mejoran incansablemente cada línea de código. Se trata de una comunidad abierta que comparte sus conocimientos y participa en común de las mejoras, por lo que el nivel tecnológico se eleva mucho más. No existe el monopolio de una empresa única que tiene un limitado número de expertos y evoluciona en una sola dirección, sino que evoluciona rápidamente y no se estanca.

2. En ningún caso se puede considerar al software libre tal y como se le ha calificado de \”peligroso\”. Este movimiento busca la ampliación e investigación de las nuevas posibilidades del software, para que sea accesible al mayor número de personas posible. Evidentemente, las empresas que se dedican a trabajar con desarrollos, realizar programas o distribuir software cobran por sus servicios y tienen sus fines empresariales, pero no obligan a que cada programa instalado en sus máquinas \”pague un tributo\” por el mero hecho de usarlo, sino por el trabajo desarrollado. Acabemos de una vez con el mito de que el software libre es gratis, porque existen profesionales y empresas que cobran por la adaptación y los servicios asociados.

3. Otra frase que se ha utilizado para vilipendiar el software libre es aquella que argumentaque \”nos jugamos el futuro si utilizamos Open Source\”. El software libre se ha convertido en motor de la innovación y desarrollo de la sociedad. Por su afán de investigación y continuas mejoras, los programadores de código abierto fomentan la libre competencia y la innovación empresarial, ya que los avances y las actualizaciones constantes, hacen que las empresas estén al día y permiten que pequeñas empresas también puedan participar de un área de I+D que de otro modo les estaría vetado. No se depende de una actualización periódica que en ocasiones no aporta nada nuevo -incluso se lanza con fallos y vulnerabilidades en determinado tipo de software propietario- sino que la propia esencia del software libre es la actualización constante. El futuro siempre es para mejorar la tecnología.

4. En numerosas ocasiones, es necesario recurrir a programas de software propietario para acceder a ciertos servicios y páginas web de la Administración. Esto incumple deliberadamente los estándares internacionales, en beneficio de determinadas marcas. La Administración debe velar para que los ciudadanos tengan libre acceso a los servicios públicos sin que les obliguen a utilizar una herramienta determinada que les suponga un coste. Además, esto se incumple incluso en universidades y centros educativos que obligan al usuario a utilizar un determinado tipo de software propietario del que no todos pueden disponer. Estos contenidos son de interés general, sufragados por todos los contribuyentes y deberían de ser accesibles para todos los ciudadanos.

5. Otro argumento es que \”el software libre puede aislar tecnológicamente a una generación\”. No entendemos cómo el ampliar las perspectivas tecnológicas ofreciendo otras alternativas, puede aislar a una generación. Los usuarios manejan procesadores de textos, hojas de cálculo, navegadores y programas, no un soporte predeterminado. Usar software libre no es complicado y existen muchos programas en el mercado.

Fieles a los principios democráticos que persiguen derechos fundamentales como la libre elección de los ciudadanos, las Administraciones han de promover una instrucción plural. El esquema trazado a día de hoy por el dominio de los sistemas propietarios contribuye a extender y reforzar la creencia estandarizada de que no existen alternativas fiables y solventes al software de licencias, lo que merma la capacidad de decisión de los individuos, de escoger aquellos avances que mejor se ajusten a sus fines, condición y creencias.

El software libre puede ser un importante generador de empleo e iniciativas tecnológicas

6. Nos encontramos a la cola de Europa en alfabetización tecnológica, con una enorme brecha digital. Dependemos tecnológicamente de empresas de fuera de la UE, lo que supone un freno para la innovación propia. Tenemos unas cifras de desempleo muy altas del sector de las Tecnologías de la Información, con miles de ingenieros y profesionales cualificados que no explotan todas sus cualidades y conocimientos, trabajando como meros integradores de software.

Con el software libre, elevar la demanda de este tipo aplicaciones entre el sector privado estimulará el impulso de un subsector tecnológico centrado en la creación de aplicaciones informáticas. El uso de soluciones basadas en software libre no es gratis, pero potencia el software legal y exige menos costes de producción, permitiendo al tejido empresarial (compuesto en un 95% de pymes en nuestro país) beneficiarse del uso del software libre, con un importante ahorro de costes. Además, el uso del Open Source entre las empresas españolas potenciará un emergente núcleo de empresas que trabajan con GNU/Linux y ofertarán servicios basados en esta plataforma, por lo que un proyecto de estas características redundará en un impulso al empleo autóctono. En definitiva, se trata de un importante generador de empleo.

7. Se están realizando concursos públicos para la adquisición de bienes y servicios, en los que sólo tienen la posibilidad de ofertar las empresas de software propietario. Creemos que el Estado está cerrando la puerta a numerosas compañías españolas que podrían ofrecer una alternativa. Esta situación, además es completamente irregular, según la UE, que ha recomendado lo contrario. Esto afecta muy negativamente a las arcas públicas, ya que estos concursos se concluyen con unos costes muy superiores a los que tendría con el Open Source.

En conclusión, la \”software-dependencia\” está muy metida en nuestra sociedad. Tenemos muy enraizada esta enfermedad. No es un problema técnico, sino de decisión por parte de todos: usuarios, empresarios, responsables de instituciones y políticos. Y todos somos los implicados.

¿Queremos seguir dependiendo tecnológicamente de multinacionales en exclusiva sin poder de decisión, ni posibilidad de avance tecnológico propio y sin alternativas posibles? Tú decides. El software libre es la tecnología que nos hace libres.

___________________________________________________

José María Olmo es Presidente de Ándago.com

NOTA: Las opiniones expuestas en este artículo son una reflexión personal del autor, no necesariamente compartidas por Baquia.com. No obstante, consideramos adecuada su publicación para facilitar la generación de debate y el intercambio de opiniones entre los profesionales del sector.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios