BAQUIA

La ATI analiza la incidencia de la crisis en la calidad de software español

Se trata de un análisis basado en los puntos de mayor preocupación, identificados por los expertos participantes en las XI Jornadas de Innovación y Calidad del Software organizadas por la ATI , cuya primera parte tuvo lugar los pasado 3 y 4 de septiembre, y que concluirán con una reunión de expertos el próximo 13 de noviembre, en Madrid.

España como destino del near-shoring europeo

Las aspiraciones de España de convertirse en destino preferente para el near-shoring europeo han hecho que, recientemente, nuestro país ocupe el quinto puesto a nivel mundial y el primero en Europa en el número de empresas desarrolladoras certificadas en la Calidad del Software.

El informe del SEI (Software Engineering Institute) revela que en nuestro país ya existen 155 organizaciones evaluadas en CMMI, mientras que a comienzos del 2005 no se llegaba a 10. Se trata de un logro, al que han contribuido de manera importante las ayudas del Plan Avanza 2006-2010, puesto en marcha por el Ministerio de Industria y especialmente orientado a las PYMEs del sector TI que, de este modo, han contado con mayores facilidades para certificarse en procesos de desarrollo como ISO y CMMI.

El ahorro en pruebas, una práctica peligrosa

El que la calidad del software es rentable, hoy está más que demostrado. Estudios, como el realizado por el experto David F. Rico muestran retornos de inversión del 37 a 1 por implantar inspecciones de software; del 5 a 1, por lograr la evaluación CMMI; del 8 a 1, por lograr la certificación ISO9001 o del 14 a 1, por implantar el modelo SW-CMM.

Pero la llegada de la crisis, con la consiguiente paralización de muchos proyectos por falta de financiación, ha hecho que la eliminación o la reducción del tiempo dedicado a las pruebas de software se convierta en una práctica más que habitual en las empresas desarrolladoras, con el fin de reducir los costes. Se trata de una situación que está afectando tanto a las grandes empresas como a las pymes. “En uno de nuestros últimos estudios, más del 90,6% de los profesionales TIC consultados afirmó que sus empresas recurren a esta práctica cuando surgen retrasos o problemas financieros, lo que representa un dato más que significativo”, afirma Luis Fernández, Coordinador del Grupo de Calidad de la ATI..

A este dato, que representa un serio riesgo para la calidad e imagen del software creado en España, se suma otro de gran importancia: de nuevo según datos de la Asociación, a fecha de hoy más del 50% de los profesionales TIC españoles siguen careciendo de formación específica en pruebas del software, una técnica esencial para la calidad de las aplicaciones empleada en todos los proyectos.

Esa falta de formación específica representa un claro peligro para el éxito de las iniciativas de calidad del software en las empresas, dado que no existen garantías de que los profesionales encargados del proyecto conocerán las metodologías y soluciones específicas para la realización de pruebas de software, y de conocerlas, sabrán aplicarlas convenientemente.

“La creciente madurez del mercado español en materia de calidad es la causa de que crezca la demanda y que se observe una cada vez mayor carencia de profesionales TIC con formación específica en calidad del software”, explica el Responsable del Grupo de Calidad de la ATI, “y si la crisis ha conseguido maquillar en cierta medida esta carencia por el momento, la misma puede llegar a representar un serio problema de mercado, en el corto plazo, de no adoptarse las medidas oportunas”.

Recomendaciones de cara a la crisis

Uno de los medios más efectivos para garantizar la calidad de software, sin incurrir en grandes inversiones, es prestar un especial interés a la fase de pruebas de software. “Los estudios muestran que prácticamente un tercio del esfuerzo de los proyectos informáticos se acaba dedicando a esas pruebas y a la corrección de errores”, explica Fernández. “La adecuada realización de estas pruebas por expertos y la reducción de los errores que haya que arreglar a posteriori, de este modo, pueden incidir de manera muy importante en los costes totales de cada proyecto”.

Para garantizar que dichas pruebas se llevan a cabo de manera adecuada, la ATI incide de nuevo en la necesidad de profesionales cualificados, cuya formación en calidad del software puede llevarse a cabo a través de canales alternativos con un coste reducido, entre ellos, recurriendo a la oferta de cursos y seminarios gratuitos de la Asociación.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios