BAQUIA

La banca online reflota en medio de la crisis argentina

La crisis bancaria que estalló hace un año en la Argentina ha dejado herida la confianza de los ahorradores con las entidades financieras. En esa brecha ha sabido colarse en los últimos meses un nuevo banco virtual, que ha recogido los depósitos que perdía la banca tradicional, acuciada por el descrédito y soportando marchas de protesta y críticas despiadadas.

InvertirOnLine quiere ocupar hoy en la Argentina el lugar que dejara vacante el frustrado Patagon, un invento financiero de Wenceslao Casares. Él no fue el único argentino que con sus ideas arrastró al fracaso a numerosos inversores: Martín Varsavsky dejó Jazztel con fuertes pérdidas y una deuda inmanejable en manos de sus acreedores, aunque en la Argentina su nombre sigue asociado al sueño de la revolución educativa educ.ar.

Aprovechando el descrédito de la banca tradicional

InvertirOnLine fue creado por un grupo argentino hace dos años, con pocos recursos y muchas ambiciones. Tras 24 meses de operaciones, esta empresa acaba de anunciar que en la Argentina actual, la de la crisis y el desempleo, ya obtiene ganancias y sus ingresos crecen un 20% por trimestre.

El secreto de su éxito se basa en el fuerte descrédito popular que registró este año la banca tradicional argentina, que cayó a su nivel más bajo de credibilidad al no reintegrar los ahorros al público. Además, recoge la experiencia de Patagon, pionero en la banca online que logró engatusar a uno de los dinosaurios españoles y que ahora empieza a levantar cabeza.

El primer punto de la explicación está avalada por representantes de los bancos más importantes del país. Aseguran que el éxito de InvertirOnLine proviene de la crisis bancaria que estalló el 3 de diciembre de 2001 en Buenos Aires y que ha dejado herida la confianza de los ahorradores con las entidades financieras. A raíz de una fuerte salida de depósitos producto de una recesión de 4 años, los bancos no pudieron devolver los depósitos en dólares que fueron reprogramados o canjeados por un bono del Estado a 10 años.

La furia de la gente se vio en las calles del microcentro de Buenos Aires: las sucursales de todos los bancos debieron levantar empalizadas en sus frentes para soportar las agresiones de los ahorradores. Dos de ellos son de capital español: el Banco Río (Banco Santander Central Hispano) y el Banco Francés (Banco Bilbao Vizcaya Argentaria).

De ese rechazo se aprovechó este nuevo banco virtual, que por no tratarse de una entidad con sucursal física y trayectoria conocida, logró captar ahorros de la gente al mismo tiempo que la banca tradicional los perdía.

Malos precedentes

A pesar de que esta pueda ser una de las causas del éxito, el fenómeno de InvertirOnLine sorprende a los analistas argentinos. Sobre todo porque ellos recuerdan la gran cantidad de fracasos de empresas de Internet que se habían proyectado en este país como éxitos asegurados.

Además de la aventura de Patagon, el portal financiero de Casares que causó fuertes pérdidas al Santander Central Hispano (que invirtió en su compra alrededor de 800 millones de euros), esta vivo el recuerdo del paso de Varsavsky por la operadora de telefonía Jazztel.

El emprendedor, multimillonario, engatusador y filántropo argentino anunció hace poco menos de un mes que dejaba la presidencia de Jazztel en manos de sus acreedores tras otro trimestre de fuertes pérdidas (41,4 millones de euros) y luego de canjear el paquete accionarial a cambio de sus bonos por 676 millones de euros.

Varsavsky tuvo sus problemas en España pero en su país, Argentina, de donde emigró en 1977 con fundados temores sobre la dictadura militar de entonces, alimentó el sueño de una revolución educativa con un portal oficial, www.educ.ar, para interconectar a 52.000 escuelas estatales de todo el país.

\”Es una suerte de Plan Marshall\”, anunció con falsa modestia en abril del año 2000 en Buenos Aires, cuando gobernaba el hoy destituido Fernando de la Rúa y su hijo \”Aíto\” diseñaba sueños imposibles con el propio Varsavksy. Esa amistad con la familia de la Rúa permitió a Varsavsky ser engalanado como \”embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Argentina ante la Unión Europea\”.

En la actualidad, aquella red de computadoras —educ.ar– que iba a significar una revolución en la educación argentina no es más que otra desilusión tanguera que supo consumirse también buena parte de los 11 millones de dólares que Varsavsky donó de su propio bolsillo. Ahora el gobierno de Eduardo Duhalde promete derivar 1,5 millones de dólares de aquella donación para mantener abierto durante todo el 2003 el portal educ.ar.

Con estos antecedentes, ante cada propuesta argentina de innovar en el campo de Internet, los prejuicios tienen sus fundamentos, y el éxito inicial de InvertirOnLine resulta llamativo y sorprende en alguna medida. Pero los responsables del banco virtual muestran datos que no sólo confirman la tendencia positiva de la empresa sino que además le permiten avalar su presentación en sociedad con servicios bancarios: sus ingresos crecen a un ritmo de 20% por trimestre. Y eso en el sector financiero de la Argentina actual es un milagro. La pregunta es si este éxito durará.


Victor Candi es periodista argentino


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios